La niña de la sonrisa perpetua

Casi todo le pillaba de sorpresa y nunca se quedaba sorprendida. Pasaban las estaciones y nunca decidía coger el tren. Al llegar el otoño las sonrisas de la gente caian cansadas por el calor del verano. Pero ella siempre sonreía. A veces sonreía de tristeza y otras veces de alegría. Pero ella siempre sonreía. Mantenía la vista fija hasta conseguir la perspectiva cónica que le permitía ver el futuro a través del presente. El universo le ofrecía señales pero ella solamente pescaba estrellas. A veces se sentia torpe y la naturaleza se sentía inestable. Pero ella siempre sonreía. Para un mago la magía consiste en hacer aparecer palomas de sonrisas de donde solamente había un sombrero de aparcamientos no encontrados. El problema es que ella siempre sonreía.

Era la niña de la sonrisa perpetua, de mirada clara, que un día fue a buscar las pirámides de Egipto y descubrió la belleza que tenia en su alma.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com