De leones a gatitos

Me acaba de llegar el impuesto de circulación de mi coche. Viene con el siguiente texto: 46520 Sagunto. Y me han venido a la cabeza otros tiempos. Aquellos tiempos en que había concejales que se declaraban en huelga de hambre en contra de una inversión. Entonces eran leones. Ahora lo tienen más dificil claro, al ser más mimosos, más amables, menos fieros, domesticados y sin inversiones contra las que manifestarse por la paralización municipal.
Hice un estudio del tema del topónimo. ¿Recuerdan ustedes? El ataque contra la identidad del Puerto, El Puerto existe, el apocalipsis identitario, el final de nuestros días. Dos años después, todo, aboslutamente todo, continuaba igual. Cuatro años después me llega el impuesto exactamente igual que siempre. Pero ahora nadie ruge, ni siquiera maulla.
La seguridad debe haber crecido en el Puerto, los delitos deben haber desaparecido porque los leones ya no salen de sus jaulas, han desaparecido en los comodos sillones del Ayuntamiento.
Ya nadie ataca al miembro de la manada más débil contra los sueldos de los liberados porque ahora se los sirven en comodos cazos de sueldos prefabricados.
Alguien le ha debido ver la utilidad a un sueldo fijo durante cuatro años, sin mucha gestión que aportar, solamente practicando el voyeurismo político, intentando aprovecharse de lo que otros hacen.
Ya nadie habla de ataques, ni de defensas, ni de invasiones, ni de absorciones. Se acabó la identidad. Ahora toca el poder.
Todo ha cambiado para que nada funcione. Los sillones del Ayuntamiento deben ser muy comodos. Hasta los leones se aferran a ellos. Claro que entonces deciden jugar con ovillos de lana en lugar de comerse tripartitos, Caleros o Civeras. Debe ser que muerto el perro, se propagó la rabia.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com