Salvemos la playa?

Para los que hemos nacido en el Puerto hay cosas que son consustanciales. Las vivimos con absoluta normalidad cuando no lo son. He hecho alguna broma sobre el tema a nivel de lenguaje. Pregunten ustedes qué es una pinturilla fuera de aquí a ver cuanta gente lo sabe. Pero más allá de la anècodota existe un problema muy serio para el Puerto de Sagunto: la conflictualización de cualquier aspecto de la vida urbana colectiva. No se trata de tener diversos puntos de vistas internos. PEso es normal en un ser vivo colectivo como es una ciudad o un pueblo. Es incluso saludable. La conflictualización porteña es un paso más allá. Es alquimia de la agitación, convertir en oro conflictual cualquier cosa a mayor rédito político o comercial de unos pocos. El tradicional espíritu de lucha de aquellos obreros que vinieron a buscarse la vida en sentido estricto ha dejado un poso de binomio presión-negociación continuo y sistemático que está generando un problema colectivo muy importante.

Salvemos la playa es una plataforma surgida desde el ariete segregacionista del PP para atacar un proyecto del PSOE (Costas) y de paso permitir un paso de victimismo más que le dé un poco de vidilla a los segregacionistas. A eso le podemos añadir un ingrediente de intereses comerciales de determinados propietarios afectados. Acreditaré mis afirmaciones con el anuncio-publicitario que publican en La Gaceta de esta semana.

El victimismo se basa en una ataque externo. Es un método clásico de mantenimiento de la cohesión interna que cualquier movimiento populista utiliza desde Chavez hasta Franco por mencionar uno de cada palo. "Si en tu casa entran como ladrones.... " La amenaza externa debe cohesionarnos a los porteños porque nos quieren robar. Para dar un paso más allá totalizamos, convertimos un fragmento en su totalidad. "Si se llevan la arena te roban el futuro" es el mensaje. No es un proyecto erroneo o un problema referente a la playa. Es un problema que puede acabar con el Puerto como unidad de destino en lo universal. Después construyamos la figura del traidor, tambien clásica en cualquier movimiento populista. Lean la afirmación "Estar a favor de la extracción de arena es colaborar con la destrucción de nuestro futuro". Nótese el uso de la primera persona del plural como totalización de una parte. Después envie un mensaje antinstitucional y antipolítico que eso siempre pega bien "los palmeros de siempre". Acaba ustede de cocinar un mensaje muy peligroso. Tan peligroso que produce una pandemia de gripe democrática que va dejando muertos colectivos por el camino.

Pero si volvemos al hilo central la conflictualización interesada está ahí. Todo en el Puerto se conflictualiza. Las inversiones especialmente. No voy a entrar en la justificación. A veces yo mismo he conflictualizado por inversiones contaminantes o actividades nocivas. El tema es que se ha escogido la conflictualización como método habitual de trabajo social. Y eso es una patologia colectiva.

Se debería conflictualizar el tema de la playa? No. Se debería debatir ampliamente. Con generosidad. Con aportaciones en positivo y sin enfrentamientos. Sin montar númeritos con crespones negros. Sin montar frentismos inútiles. Sin amenazar a quienes mantengan una posición o la contraria. Sin declarar personas non gratas. Sin montar campañas de chantaje.

Es importante el tema de la playa? Muchísimo. Nos jugamos no una inversión sino un concepto. Nos jugamos mantener una relación permeable, continua, cordial y bidireccional con el mar. El Puerto, como tambien Valencia, ha vivido de espaldas a su mar y a su puerto comercial. Constato un hecho. Con este proyecto nos jugamos la imbricación defnitiva del pueblo con el mar, sin barreras como Menera y el hospital viejo, un paseo ordenado, un puerto deportivo que facilite la transición entre lo urbano y lo marítimo. Estar en contra absolutamente de todo esto es, bajo mi punto de vista, una posición extremadamente conservadora.

Parece ser que es la arena el tesoro. Lo que nos quieren robar. Es fácil recordar aquellos "nos quieren robar la paella" de los años ochenta. En realidad la arena se la llevarían a otra parte del municipio. No tengo los conocimientos técnicos suficientes para saber qué pasaria con la deriva marina y esa arena si fuera depositada en las playas del norte. Costas dice que sedimientaría y contaríamos con mejores playas para todos. Agró -que me ofrece toda la confianza del mundo- no parece que vaya a quemarse a lo bonzo en contra de este trasvase.

Y si existen posiciones solidamente argumentables en ambos sentidos. ¿Por qué conflictualizar un tema que reportaría un beneficio incluso si se ejecutara parcialmente? ¿Quien gana con ello? Preguntéselo usted mismo. En todas las guerras y en todos los conflictos hay quien gana dinero. Y si no que se lo recuerden a los fabricantes de armamento. Quizá tengamos fabricantes de armamento ideológico en el Puerto. Quizá esten entre nosotros. Y no los queramos ver.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com