La semana que nació blanca y acabó gris

La semana empezaba con la resaca de una jornada por el diálogo social, con poco diálogo y poco social. Una jornada donde la presencia de autoridades derivó en algun autoritarismo y poca autoridad en los argumentos. La misma semana en la que supimos que en nuestra comarca era blanco todo lo que relucía para los se enriquecían con las debilidades humanas. La semana crecía sabiendo que la arena de la playa, lejos de encontrarla bajo los adoquines, era inseparable del cemento. Supimos tambien que un señor aleman, un tal Gürtel, pudo haber estado en Febrero visitando nuestra comarca.

Esta semana fue la semana en que los adverbios decidieron subir al podium del protagonismo, y la gerencia dejó de ser "pública ya" para ser "ya pública". La mercantilización de las ideas se encargará de convertir lo reinvindicativo en festivo, lo natural en artificial y se abrirá el proceso en que la revisión histórica lapidará a la memoria histórica.
Fue tambien la semana en que la cuestión de los patos se reveló más como una cuestión de patas. Las que se acaban metiendo cuando los patos pasan a un segundo plano y las cuestiones pasan a un primero.

Fueron siete días en que sí hubo agua para todos y para todo. Agua que no ha conseguido apagar los incendios de la policia municipal. Agua que no ha conseguido llevarse las preocupaciones por una crisis económica que nos sigue afectando. Agua que no ha conseguido obligar a reforzar los puentes de diálogo que la capital de la comarca necesita. Semana que empezó blanca como aquel polvo que crea realidades imaginarias y huidas demasiado reales. Blanca como las conclusiones de nuestra jornada y acabó gris como el cielo. La semana que viene sabremos si es mejor incinerar residuos o quemar actitudes. Así que no se preocupen. Por fin, es viernes y el lunes ya será lunes.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com