La semana de los piratas y los tesoros



En colaboración con Onda Cero Sagunto. Si quieres escucharlo tienes un reproductor más abajo.

Nuestra semana pasará a la historia como la semana de los piratas. Ser pirata ha perdido mucho glamour hoy en día. Ya no rugen los cañones ni chocan las espadas. La bandera ya no es negra sino de ese color verde dolar que atribuimos equivocadamente al petroleo. Los piratas decidieron que navegar ya no era lo suyo y se adentraron en tierra firma. A la búsqueda de nuevos y más interesantes tesoros.
Porque los piratas ya no atacan barcos con enormes provisiones de oro que vienen de las américas sino simples lugares de trabajo cuyo único tesoro es el producto de su esfuerzo diario.
Si creen que los piratas andan siempre tan lejos estan equivocados, fijense en su alrededor Lo cierto es que ser pirata es algo muy de moda aunque ya no lleven trabucos ni puñales sino corbata y estilográfica.
Por desgracia, hoy en día, incluso nuestros agricultores, aquellos que les gusta pisar tierra firme y tener los pies en el suelo, son atropellados por los asaltos de los corsarios del pillaje y la distribución. Y andan reclamando ayuda para arriar las velas y poder navegar en los mares de la crisis.
Aún todavía nuestros mejores bucaneros marchan a los mares de Brasil después de haber expoliado todos los tesoros urbanísticos del mar Mediterraneo.
Hay piratas que trazan sus mapas del tesoros en nuestras insituciones públicas y a ellas se dirigen en abordaje viento en popa y a toda vela.
Y pequeños piratas de poca monta, avistados desde la mayor, en nuestras propias barcas, nuestras casas, nos hacen que el rumbo de nuestros vecinos de Ciutat Vella se desvie del horizonte de la calma.
Como casi siempre, en nuestra capital seguiremos yendo a la velocidad de nuestra pata de palo aún cuando pase el tren a velocidad de AVE, mirando la realidad a medias por culpa de un parche en los ojos que no nos deja ver más que la mitad de las cosas, a veces las de arriba y a veces las de abajo.
Pero no es cuestión de hablar siempre de piratas y olvidar nuestros tesoros. Son pequeñas joyas como el pantalan de Menera donde pronto podremos adentrarnos en busca de una de las cosas más dulces de la vida, la sal del mar. Diamantes de colores tan discretos que apenas se vislumbran, como el final de las obras de 9 d'Octubre. O el brillo de las perlas de obras de canalización que los vecinos de Almardá recibiran como agua de mayo.
Otra semana más. La semana pirata. Si este fin de semana les invade el Capitan Hook de la pereza no duden en llamar a Campanilla, para que agite sus alas y les robe una sonrisa. Creanme, los piratas ya no son lo que eran. Busquen incansablemente el mapa del tesoro de su felicidad. Y haganlo justo donde nadie lo encontraría, justo a mitad de camino entre su alma y su corazaón. Disfruten del descanso semanal. Y el lunes no duden en lanzarse al abordaje de la pròxima semana.




copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com