El año cuesta arriba en que todo descendía

Se nos escapa entre los dedos el año 2009 aunque su resaca nos meta de lleno en el 2010. Mañana muchos de ustedes escalaran las campanadas de fin de año hasta la cima de la madrugada.
El año 2009 en esta comarca global en que ya vivimos fue el año en que Berlusconi demostró que no tenia la cara tan dura y el Barça de Guardiola lo ganó todo. Salvo el nobel de la paz que fue para otro que lo ganaba tambien casi todo. Fue el año de la irrupción de la erupción de la corrupción. Se nos cayeron algunas hojas de ingenuidad en una especie de otoño democrático que nos lleva a un invierno mucho más duro en que nos distanciamos un poquito más de lo público para refugiarnos en lo privado.
En nuestro pequeño pero inmenso mundo local se nos fue el año de la arena de la playa. Otro grano de arena que pasó de arriba a abajo sin quedarse. En lo político, el pacto entre segregacionistas y populares hizo a los segregacionistas menos segregacionistas y a los populares menos populares. Y ya de paso hizo a la oposición menos oposición. Este municipio algún día tendrá que plantearse la linea que separa la firmeza de la rigidez. Y Canet cambió de partido en la alcaldía tras 25 años.

Se nos fue el año de los ERE, el acrónimo de la tragedia particular de muchas familias. Fue el año en que quedó demostrado que el pez grande endeuda al chico. El Plan E nos reformó el hogar colectivo a medio camino entre la urgencia de la visibilidad y la lentitud del trabajo.
El marmol del Teatro Romano acabó por sepultar las intenciones que reivindicaban el pasado pero negaban el futuro. No se sabe si de los errores se aprendió o fueron los errores los que prendieron.
El mayor parque industrial de Europa se quedó en el parque industrial más vacio de Europa. En nuestra comarca hay trenes que no se cogen y trenes que nunca pasan. Tambien, obtuvimos nuestra más aspera victoria o nuestra más dulce derrota consiguiendo con nuestras propias manos urbanísticas la Gerencia. Ahora falta saber para qué. De la Ciudad de la Música no hemos oido más que la tocata y fuga.
El verano nos trajó el culebrón de cada año de los patos. Curioso que el acto se llame suelta de patos cuando se les lanza a su peor suerte. Soltar siempre tuvo un aire de libertad. Divertir siempre fue un verbo que huyó del sufrimiento. Pero el diccionario local tiene demasiadas acepciones.
En 2009 alguien nos contó que las miserias humanas se arrastraban en nuestras calles en coches de lujo.
Fue el año que se construyó cuesta arriba desde la negación de una crisis evidente hasta la evidencia de la afirmación de sus efectos.
Y fue el año en que nació una pequeña criatura que llora cada semana lo que no sabe decir de otra manera. Nació este radioblog que como el humo de un guiso, un poco antes de la hora de comer, se ha ido metiendo en todas partes sin quedarse en ninguna.
Un radioblog que intenta demostrar que la ternura y el compromiso no solo no se odian sino que saben bailar juntos un tango.
Palabras que vuelan, invisibles y que no son más que pequeñas gotas de rocio que desaparecen cuando llega... la luz de la mañana.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com