Lo contrario de creer no es no creer sino dudar

Ustedes saben que de vez en cuando en este radioblog levantamos la vista de los titulares para acercarnos a la actualidad. Y hoy es un día donde las noticias pasan a un segundo plano así que planearemos sobre la navidad con la nuestras mejores gafas de lejos.
Para los que no somos religiosos estas fechas se nos echan encima como una tela de araña que nos atrapa. Así que nos vemos obligados a crear una especie de navidad alternativa para sobrevivir. Una navidad de diagnósticos más que de agnósticos. Disimuladamente encontramos la manera de no enfrentarnos a la avalancha de buenas intenciones y mejores deseos. Así que construimos una especie de religión atea basada en la razón y en la convicción. Hecha de con materiales de desecho de la tradición y la mirada hacia el cielo En definitiva la religión en la que creemos los que no creemos en la religión.
Porque hay cosas en las que todos creemos.
Creemos en el brillo de los ojos de los niños cuando reciben amor en forma de regalo terrenal cualquiera comprado en un centro comercial cualquiera de una persona que nunca será cualquiera.
Creemos en el invierno y en el frio que nos hace estar un poco más unidos. Creemos en la reflexión y a la calma, en la proximidad y el calor. Creemos en comidas largas y conversaciones copiosas donde se pasa lista para echar de menoss. Creemos en las radiografías de almas, en separarte un momento de la realidad y mirar lo que hay detras de cada historia personal. Creemos en los deseos alcanzables y en los planes de futuro. Creemos en una multitud de estrellas que guían a cualquiera que sepa interpretar las señales. Creemos en la esperanza de que esa persona especial aproveche ese momento especial para hacer algo especial. Creemos en el orgullo que sienten los abuelos cuando dan la estrenas.
Yo además creo en la noche como institución mágica más que buena. La noche debilita los corazones y determinadas fechas son la cohartada perfecta para cometer los mayores pecados sentimentales. Porque en cada casa donde se reune un grupo de gente que se quiere existe una magía especial. La de compartir momentos que son insignifcantes para el resto del mundo e imprescindibles para cada uno de nosotros.
Por eso les deseo suerte. Que sean capaces de trabajarla, de crearla, de encontrarla y de disfrutarla.
Por eso me despido de ustedes... con el villancico de los que no creemos en los villancicos....
Que tingueu sort, que tingueu molta sort i que trobeu tot el que us ha mancat, que tingueu sort i que cada dia siga net i clar.


copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com