Mirando la nieve desde lejos nunca te quedas frio



Los viajes en tren son una excelente ocasión para el pensamiento. La música que acompaña este radioblog surgió de uno de esos viajes en tren hacia Valencia. Un viaje que permitía ver el sol y el mar. Y cuando amanece surge el espectáculo más natural del nacimiento de un día: la luz de la mañana.
Esta semana el viaje olvidó la direcció sur y acabó perdiendo el norte. Viajando hacia Castellón uno era capaz de mirar desde dentro del vagón las montañas nevadas.
Y mirando la nieve de lejos nunca te quedas frio. . Aunque solamente te falte una zanahoria en la nariz para tener la sensación de haberte convertido en un muñeco de nieve. Absurdo observador del juego de adultos que se traen entre manos en Copenhague que nos afecta a usted y a mi más de lo usted y yo nos creemos.
En nuestra comarca la nieve nunca cuaja. Es cosa del mar dicen. Esperemos que la nevada de proyectos del Plan E sí que cuaje en un montón de cosas: plazas, calles, edificios. Y quizá algún día alguien decida invertir en personas.
Nos anda cubriendo un manto blanco de nostalgia, los antiguos alumnos de Begoña exponen sus antiguas fotos y los antiguos alumnos de Aprendices exponen sus nuevas figuras del Belén.
En la capital de la comarca tendremos huertos urbanos. No sé si eso querrá decir que podremos plantar bancos para sentarse y esperar a que crezcan. Lo que está claro que crece rápidamente en nuestra comarca son los coches. Crecen tanto que ocupan las esquinas por donde deberían pasar las personas... los carritos. Tendremos huertos urbanos. No sé si eso querrá decir que podremos plantar zonas peatonales y recogerlas cuando esten maduras. Lo único que parece claro es que los plátanos en esta comarca no tienen las propiedades que uno espera sino otras bien diferentes. Sabíamos que los plátanos eran energéticos, pero no tanto...
Pero yo vuelvo a ese mundo mágico del tren. Llámenme cotilla. Me gustan las conversaciones ajenas. Son como un twitter de la vida de la gente. Si ustedes ahora me escuchan a mi, yo les escucho atentamente cuando se sientan cerca de mi, cuando paso a su lado en la calle incluso cuando guardan silencio. Ya saben que los silencios son propiedades y las palabras son hipotecas.
Llega la Navidad esa época llena de buenas intenciones. Así que, a ver si un día además nos vemos... y nos tomamos un café... eso sí... de Morvedre... de comercio justo.
Y no se me vayan de cena de empresa. Si quieren ir de cena.. hagan el favor de ir de cena de compañeros de trabajo.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com