La lista de Sinde


En el siglo XVI en Suiza se produjo un extraño juicio. Alguien demandó a un campesino por recoger la leña caida del bosque para poder dar calor a su familia. El bosque era del señor, quizá los árboles también, pero de quien era la leña?

Llama la atención la cantidad de esfuerzos judiciales y presupuestarios dedicados a perseguir la transgresión de la propiedad intelectual. Desde la óptica de los grandes autores, aquellos que se juegan mucha pasta en el asunto de las descargas ilegales, se aduce la pérdida de puestos de trabajo y las pérdidas económicas.
Resulta curiosa la alineación con estas tesis de muchas personas de izquierdas que olvidan a los pequeños autores. Esos cuyas obras no son conocidas porque las distribuidoras no lo permiten. La visibilidad de la obra depende del escaparate e Internet es el gran escaparate. La posibilidad de compartir archivos democratiza el acceso al público y visibiliza a los pequeños autores.
La posibilidad de compartir archivos de manera horizontal y sin intermediarios es una enorme aportación al panorama cultural que permite avances significativos en todas las materias. Compartir en red es la mayor fuente de sabiduría de nuestra época. Poner trabas a este mecanismo es enjaular la cultura.
Indudablemente la industrial musical y cinematográfica tendrá que adaptarse. Siempre ha sido así. Cuando apareció la televisión el cine quedó desplazado. Pero apareció el tecnicolor, el cinemascope. Cuando apareció el video también parecía que se acababa todo. Y entonces apareció el dolby surround. Y los videos musicales no suplantaron los CD sinó que los complementaron.
Limitar la descarga incluso extralimitando la constitución y las garantias judiciales no conduce más que a la comodidad de un sector que debe adaptarse a la nueva realidad. Mientras no entren en razón con este tema yo seguiré descargando lo poco o casi nada que descargo desde la convicción de que el derecho a la propiedad intelectual de Leonardo Da Vinci o Bethoven -cuyas obras han pasado a formar parte del acervo cultural común-  tienen el mismo o más valor que las canciones de Ramoncin.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com