Echémosle la culpa a los árboles....

No sé si ustedes conocían el sentido más peyorativo del término gallego pero si existen los términos peyorativos enrolados en el barco del gentilicio seguro que para los valencianos se debe estar creando uno. Si uno no fuera de aquí pensaría que ustedes viven en un lugar donde los cantantes alzan la mano cara al sol y se convierten en cobras llenas del veneno de mal gusto eurotelevisivo. Si uno no fuera de aquí no entendería como una persona que no es capaz de ahorrar más que 900 euros fuera capaz de tomar las decisiones más importantes. Si uno no fuera de aquí pensaría que la televisión de todos ustedes está en manos de personas que conciben la erótica del poder como algo absolutamente repugnante. Si uno no fuera de aquí pensaría que los parlamentarios valencianos se dedican a investigar la genealogia de sus congéneres intentando descubrir quien conoce a su padre.

Por suerte todos vivimos aquí, y la solución está en todos nosotros. No solo la de la crisis sino tambien la del resto de las cosas. El problema no lo creamos nosotros. Ni ustedes ni yo. Pero parece ser que la solución sí. 
La solución está en todos nosotros aunque en unos más que en otros. Pero no será campdemorvedre.net quien niegue la caña del optimismo a quien solo recibe pescados de protección social. Es cierto que el pensamiento positivo es una de las claves. Es cierto que el universo conspira cuando alguien desea algo con intensidad. Y es cierto que el mundo se aparta cuando aparece alguien que sabe adonde va.

En nuestra aldea comarcal se dio el pistoletazo de salida de la campaña electoral. Cada vez duran más. Dentro de poco habrá hasta recta incial. Si al principio podíamos decir "con ocho basta" ahora nos tenemos que conformar con los siete magníficos. Se oyen los primeros susurros de paralización que poco a poco se iran haciendo gritos. Ya lo veran. ¿Alguien piensa echar una mano que no sea al cuello? 
Aquí seguimos averiguando el valor de unos informes sin valor. Hay que tener valor para presentar unos informes sin valor. Y hay que tener valor para dar un valor que no tienen unos informes sin valor. Pero aquí en la capital de la comarca todo vale aunque no tenga valor. 

Pero ya huele a primavera. ¿No lo notan? Seguro que sí. Huele a fallas. Dentro de poco todo tambien sonará a fallas. La primavera dispara los olores. Esta semana ha olido a café de comercio justo y a compra ética. Y hoy viernes tendremos aromas de esencias de solidaridad y acogimiento en el Centro Cívico. 

En el cajón de los culpables nunca se encuentran las soluciones. Quizá por eso alguien está talando los árboles del rio. Porque nadie encuentra a los culpables de nada.
Echémosle la culpa a los árboles. 


copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com