Europe is failing

La sintomatologia europea es de cansancio. La velocidad de creación de mercados únicos y abiertos ha dejado tan atras la cohesión social  y cultural que resulta dificil pensar que van por el mismo camino. Europa es lenta, muy lenta. El retroceso hacia el pensamiento nacionalista-estatalista es un peso demasiado duro para la creación de unos verdaderos Estados Unidos de Europa.
El inicio de Europa estuvo marcado por unos mecanismos durísimos de convergencia que han ido relajando tanto desde el punto de vista económico como social o cultural. Hasta el punto que sus mecanismos de inclusión se convierten en mecanismos de exclusión. El baile de la alegría en que se convirtió la economia de principios de siglo escondía los primeros terremotos subterraneos de colisión de placas tectónicas sociales como la inmigración y el desempleo.
Paises como Alemania y Francia asumieron grandes costes de cohesión que otros paises con más hidalguía que autopercepción parecen no estar dispuestos a asumir. Y Europa se convierte en un gran pástel a repartir y no a cocinar. Al más puro estilo de la peninsula ibérica.
Europa es lenta, muy lenta, para decidir. Haití es una muestra. Europa no es una sino cincuenta y una. La crisis de la Gripe A lo demuestra. Europa es varias voces. La interlocución externa lo demuestra. Europa se explica poco. Se entiende menos. Y no interesa nada.
La deuda que tiene España con los fondos de cohesión será una huella emocional que actue de cinturón de seguridad durante un tiempo de ese viejo orgullo español a mitad de camino entre el narcisismo y la inseguridad. Pero la desafección generalizada de los asuntos públicos deja el camino expedito para los asuntos particulares (colectivos o individuales).

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com