Lectura del septimo capítulo del morvedretrio en el desayuno comarcal de la oración

Se acaba la semana de la oración. Parece ser que la cosa se puso tan mal que solamente nos queda rezar.
El séptimo capítulo del morvedretio recuerda aquellas pobres almas condenadas a vagar en el purgatorio laboral hasta los 67 años en que la puerta del cielo de las pensiones se abra para ellos.
Levantamos el alma hacia el señor del futbol que tambien nos hará confesarnos los lunes además de las fiestas de guardar. Al final, veran ustedes como acabaremos por cambiar algun mandamiento. Santificarás los goles y honraras a tu peña y a tu equipo.
Peregrinos tuvimos en nuestra comunidad. El número de parados ha subido con la misma intensidad con la que se hizo el camino de Cheste a mayor gloria del apostol del motor Alonso. Diez kilometros de retenciones. Estamos seguros de que se repartieron un gran número de indulgencias. Especialmente a los pecadores del gasto superfluo.
El akelarre de corrupción que ya nos viene del antiguo testamento se amplia al nuevo testamento. Parece que en el monasterio de Montroy los monjes elaboraban algo más que dulces y mantecados. O al menos vendían el cielo por partes, en pequeñas parcelas sin luz ni agua, a viejos caballeros de la tabla redonda que finalizadas las cruzadas decidían retirarse lejos de la Bretaña.

El humo del infierno del tabaco castiga el alma de ángeles y demonios, y al final pagan justos por pecadores. En la semana contra el cáncer las cortinas siguen siendo de humo y lo que es una cuestión de salud se saluda como una cuestión de libertad.

En colaboración con Onda Cero
Mientras tanto grandes profetas de la religión de la valentía y la justícia se enfrentan a la cobardía del satanás del género. Y asumen los clavos de la cruz del sacrificio propio, ofreciendo su vida para mucho más que otra vida: el sentido de la humanidad. El pecado machista se resiste a obtener su penitencia por más que haya confesiones que aparecen cada día. La igualdad es nuestra religión. Y Luis, esta semana es su profeta.

Y en nuestro pequeñito trozo de cielo la palabra huelga se conjuga con cierta facilidad. La proporcionalidad nunca ha sido nuestro fuerte y sacamos los cañones en cuanto se nos antoja una mosca.
Por otro lado, alguien debió pensar que bienaventurados los que crean en la fusión de los pueblos porque de ellos será el reino de los votos.
Y mientras la catedral del Puerto crece majestuosa, su hermano pequeño el colegio número 10 perdió un ladrillo. Será que el espíritú es más rico que la mente.

Menuda biblia les hemos soltado hoy. Ante ustedes nos acusamos del pecado de la escritura pagana. Aquella que se condena para siempre en el infierno del onanismo textual, que encuentra el placer en la lectura y se desnuda semanalmente de forma obscena y exhibicionista.
Y precisamente se nos ocurrió reclamar lo sagrado de la escritura la semana que supimos que los jovenes pasan de los blogs. Parece ser que son demasiado largos. Ellos necesitan menos lineas. Todo es más corto. Besos en mp3. Pensamientos zipeados. Sentimientos twiteados. Amistades facebookizadas. Recuerdos en sms. Vidas comprimidas.
Recuerden al menos que cada minuto tiene una esencia y que cada uno de ustedes es esencial en ese minuto. Exactamente igual que todos los demás.
Sean felices....

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com