Gritos de dignidad

Queda un año justo para las elecciones municipales. Ustedes no habran caido en la cuenta pero yo sí porque he bebido mucho de ese líquido electoral. Lejos de pensar que es un momento en que hay que cerrar los ojos y pensar que todo es una pesadilla, es el momento de abrir los ojos. Incluso de ponerse gafas. Y si pueden pónganse gafas de esas nuevas.. de las tres dimensiones. De esa manera podran apreciar el ancho, el alto y lo profundo del trabajo de un político.
Yo les diré lo que haré este año. Buscaré en los programas y en las personas. Les propongo trazar un juego. Pongan en un pápel nueve palabras. Yo elijo mis nueve palabras: verdad, trabajo, responsabilidad, solidaridad, reparto, compromiso, lengua, servicio y consenso. Escucharé a cada político. Leeré cada programa. Cada vez que alguno de ellos pronuncie alguna de mis palabras la tacharé. Y aquel partido que más veces pronuncie mis palabras tendrá mi voto.
Me niego a pensar que todo el mundo pueda resguardarse bajo una bandera, me niego a pensar que la vida política es una pelea entre caniches y dovermans, me niego a pensar que la política es un juego de poker y no una partida de ajedrez. En el tiempo que estuve en política conocí gente magnífica que regalan su tiempo a cambio de un pensamiento colectivo, de pensar en plural. Son la inmensa mayoría pero su trabajo no es noticia. Como el trabajo de un árbitro de futbol. Lo importante es que no se note mucho que estan. Así hacen bien su trabajo. Gritan por su dignidad en silencio cada día.
Sé que es lo que sale en la prensa cada día. La leo como ústedes, la sigo con interés, y sin embargo sigo creyendo que la política es una actividad de dignidad. Quizá en el Mediterraneo.. esa tierra de tramposos, la bandera pirata se haya hizado pero lo cierto es que seguimos siendo tierra de fenicios y debemos seguir comerciando en paz.
Por eso en cada pueblo, en cada ciudad de esta comarca, pregunten por la honestidad, por la cercanía, por el diálogo, por el trabajo, por la inteligencia,  y luego.. no se olviden de preguntar por la ideologia.
Pasen un buen fin de semana, hoy no ha sido todo tan humano... o quizá sí.... la humanidad tambien se construye desde la instituciones.... porque a veces los proyectos riman, los valores tienen ritmo y la ideología puede convertirse en poesía.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com