València CF ¿Quins són els nostres valors?

Qualsevol organització té una sèrie de valors forjats durant la seua tradició de fer o no fer. Aquests valors són línies generals d'èxit i de fracàs, fronteres i comportaments, personalitats i actituds que construeixen l'ànima d'un equip de futbol. 
L'exemple més bàsic de valors futbolístic podria ser el Barça ("més que un club") però també en termes més ideològics podria ser el St Pauli alemany. O també l'Atlètic de BilbaoTots els equips tenen ànima i personalitat pròpia com a col·lectiu humà i com a equip. 
Els valencianistes hauríem de reflexionar sobre el nostre DAFO però especialment hem de conèixer les nostres columnes vertebrals, aquelles cordes de les quals no ens podem ni devem desnugar. No he llegit mai un debat ampli sobre este tema. I "Últimes vesprades... " sembla el lloc idoni.
Jo alguna cosa he reflexionat sobre el tema. Sé que en temps d'austeritat, serietat i rigor al València li ha anat millor. Sé que ens funciona millor el trellat que el capità moro de "això ho pague jo" perquè al final el capità no paga i paguem vostés i jo. Sé que la discreció ens funciona millor que la parloteria. I em fa l'efecte que el sacrifici i el treball humil ens funciona molt millor que les expectatives desmesurades d'una afició massa aficionada a somniar. Els valencianistes hem de saber qui som, tindre l'autoestima en el lloc adequat, ni molt amunt ni molt avall. Som el tercer equip d'Espanya. El primer de la segona lliga. El que és capaç de sorprendre quan la polarització tensionada Barça-Madrid falla i entrem en la primera lliga. Les expectatives mal plantejades generen frustració. La grandilocuència de grans estadis pròpies de megalòmans egipcis que només saben construir temples funeraris no ens ha funcionat mai. Ans al contrari ens condueixen per camins de patiment i refundació. Una autoconcepció correcta és una font de felicitat enorme. I el futbol es això, la font d'una felicitat fictícia i efímera sobre la que construir estats d'ànims alterats. És la vida en definitiva.
Si som humils, discrets, treballadors, pensadors i fetadors, si tenim trellat, si sabem què volem i qui som, tindrem una vida futbolística plena de satisfacció. I això no està renyit ni amb l'ambició ni amb l'alegria. 
I si vostés pensen que només parle sobre el que passa fora del camp estan equivocats. Sobre la gespa també tenim personalitat. Exactament la mateixa que tenim fora. Podeu revisar la història i ho comprovareu. Els Valències que han jugat amb determinats valors han destacad i han deixat petjada. I els altres, han deixat... no han deixat res. 
Segur que vostés troben més valors que ens aporten valor. Ara necessitem dirigents que tinguen el valor de posar-los en valor.
Carles López Cerezuela és aficionat del València CF. Article per a "Últimes vesprades a Mestalla"

El meu nou partit polític

He decidit que és el moment de tornar a afiliar-me a un partit polític. El panorama polític és bastant negre per tant he decidit afiliar-me al Partit Blanc. Tinc completa afinitat amb el seu ideari. El Partit Blanc és un partit per escriure. Com a programa presenta un llibre en blanc que s'escriurà amb la ploma del trellat, la lletra del pensament plural i el paper de la capacitat de consens. Repartirem fulls en blanc perquè la gent ens diga que és el que vol fer els pròxims quatre anys. Hem decidit que el món canvia mássa apressa per poder preveure un període tan llarg. La tapa del programa en blanc tindrà només 10 paraules. El nostre decàleg de valors. La honestedat, la transparència, la llibertat,l'humanisme, la solidaritat, la pactabilitat, la proximitat, la horitzontalitat, la modernitat i el comunitarisme incloent. El logo serà blanc, un cercle blanc, símbol de l'espai perfecte sense angles ni cantons, el lloc on cap aquell que hi vol estar. El Partit Blanc penjarà cartells en blanc on les persones puguen escriure el nom del seu candidat ideal. O escriure allò que considere oportú.
El Partit Blanc tindrà afiliats en blanc que no paguen quotes i només han de saber emplenar un full en blanc. Ens comunicarem a través de xarxes de treball. Twitearem les assemblees, Facebookitzarem les propostes, redactarem els documents en googledocs i explicarem les nostres propostes ja el·laborades a partir d'un full en blanc a través de youtube.
Tenim el partit pràcticament fet. Ara només ens queda el dubte de saber si demanem el vot per a nosaltres o demanem el vot en blanc.

Segunda mano

Hace cosa de un año empecé a vender cosas que me sobraban o que ya no utilizaban. De alguna manera parecía una manera de matar dos pájaros de un tiro, cubrir mi conciencia de consumidor impulsivo y recuperar algo de pasta de inversiones absurdas. Pasado el tiempo he de decir que encontré algo que no buscaba. 
Cuando compré aquellos patines tenía la firme intención de aprender a patinar. De esas firmes intenciones que duran poco. Todas las intenciones son firmes hasta que desaparecen diluidas en falta de tiempo o ganas. Así que decidí venderlos. Me los compró un padre que quería enseñar a patinar a su hijo pero no sabía hasta qué punto tendría afición. Él tenía mucha. Quería que el niño empezará a seguir sus pasos. 
Mi afición por los aparatos viene de lejos, así que cuando ví que era posible comprar una PDA con GPS me pareció que la combinación valia la pena. Desde pequeño tengo especial predilección por aquello que combina cosas. Nunca me aclaré con aquella PDA con GPS. De hecho necesité pocas veces orientación y cuando la necesité nunca supo darmela. Vendí mi PDA a un chico que le había roto la antena a una PDA que le había dejado un amigo que era exactamente del mismo modelo. Le dijo que le compraría una. Había pocas de ese modelo. Yo vendía una. 
Ikea tenía un cuadro de una rosa precioso. Con un rojo que yo siempre conocí como vermellón. Creo que era -junto con el azul electrico- el color que más me gustaba de aquellas temperas que jamás aprendí a utilizar. Era una rosa imponente. Una rosa con pasión y sin espinas. Ni siquiera se le adivinaban. Pero, un día perdió su sitio en casa porque llegó alguien más importante y resultaban incompatibles. Ese cuadro se lo vendí a un chico. Él y su novia tenían ese cuadro presidiendo su comedor. Estaban haciendo algo que no me supo precisar y el cuadro se cayó y se rompió. Él encontro otro cuadro igual para ella. El que yo vendía. 
Cuando compré aquella moto lo hice por amor. Era la moto de mis sueños. No era la más potente ni la más bonita pero era la mía, mi moto, la moto que siempre quise tener cuando estudiaba. Era especial y Special. La sensación de libertad de ir subido en ella por la orilla del mar, cuando las olas se meten casi en las ruedas era inigualable. Era  una moto fría. Quizá como yo. Le costaba arrancar. Quizá como a mi. Siempre le pasaba algo, como si quisiera llamar la atención. Pero cuando estaba limpia brillaba como la luna. Pero ella siempre estaba en el garaje esperándome. Esperando que yo encontrara un momento que había perdido. Porque aquella moto era la foto de una época. Y las fotos solo son recuerdos. Vendí la moto a un apasionado de las motos, alguien que la cuidará como yo no supe hacerlo. Alguien que sepa tratarla como se merece.
Compré aquel sofá para dar un nuevo aire a mi casa ya que acababa de entrar una suave brisa de mar que me acompañó tres maravillosos años. Era un sofá sobrio y elegante. Tenía chaiselongue para poder ser compartido. Un sofá que nacía con dos cabezas. Vendí aquel sofá a una madre preocupada por su hija. La niña empezaba a estudiar en Valencia. Ellos son de fuera. Tenía que amueblar el piso sin saber cuanto tiempo estaría su hija allí. Las madres. Ya se sabe. Quería que la niña tuviera sus cosas decentemente. 
Esta mañana vendí un móvil. Me llamó un padre con acento argentino. Quería un móvil para su hijo. No le puedo comprar un i-phone me ha dicho. Pero le llevaré un regalo. 


No recuerdo el precio de la mayor parte de esas cosa que vendí. Pero recuerdo las historias. Lo que me recuerda que las decisiones más casuales conducen a los caminos más singulares. 
Y este caleodoscopio de cosas se parece mucho más a un trayecto que a un destino. 

Verano azul oscuro, casi negro.

De un tiempo a esta parte alguien trata de fusilarme la infancia. En todas las épocas con falta de imaginación se copia. A alguien se le ha ocurrido hacer una película de El equipo A. Pero claro, uno no puede evitar comprobar que Hannibal no es Hannibal, ni MA es MA ni Murdock es Murdock.

Quizá aquí en España deberíamos hacer lo mismo. Quizá deberíamos hacer un remake de alguna serie famosa. Les propongo guionizar la segunda parte de Verano Azul. O mejor, el treinta años después de Verano Azul. Lógicamente debemos adaptarnos a los cambios. A nuestra rabiosa actualidad.

Chanquete no murió. Solamente desapareció porque quería rehacer su vida como Agente Urbanizador. No solo aceptó la oferta sino que se incorporó al equipo. En el terreno donde estaba su barca construyó la Urbanización Marina Dorada pero no pudo acabarla. Ahora está en Brasil comprando fabelas. Es una economia emergente.
Javi se dedicó a la política. Fue concejal de urbanismo y mantuvo siempre una buena relación con Chanquete. Ahora tiene cuatro casas, cinco coches, tres motos y algunas bolsas de plástico negras en una doble pared. Su partido afirma que todavía no ha sido inculpado.
Desi estudio para profesora. Ahora cobra un 5% menos pero no fue a la huelga porque dice que no sirve de nada. Vuelve a necesitar aparato. Tiene suerte. Ahora puede ir a Muface. La sanidad pública no paga esas cosas.
Pancho se quedó en el pueblo. Se dedicó a la agricultura ecológica, construyó su propia barricada ideológica tras la que esconderse. Una especie de invernadero de conceptos donde la temperatura siempre es cálida a pesar de que fuera todo es más frio o más caliente.
Julia pudo casarse con su novia de toda la vida. Ahora esperan adoptar una niña a Etiopía. Hace años lo intentaron pero no les dejaban. No eran matrimonio y la adopcion individual es complicada.
Bea conoció a un chico-bien a traves de internet. Se casó. Tuvo dos hijos. Pero él empezó a controlar su vida, su móovil, a no dejarla salir de casa, hasta que un día, le pegó una bofetada. Hasta que un día le pegó un paliza. Bea denuncio y eso salvó su vida. Ahora vive en Valencia en un piso de acogida.
Piraña estudió medicina en la Complutense. Se especializó en células madre para poder curar la enfermedad que maltrató a su abuelo toda la vida y lo llevó a la sepultura. Se tuvo que marchar de Madrid para poder hacerlo.
Tito sigue preguntándose cosas. Se gana la vida cantando en el metro y en bares. Escribe sus propias letras. Sus compañeros de rodaje dicen que está algo loco pero es feliz.
Quique no hizo nada especial. Estudió la carrera de empresariales. Ahora trabaja en un banco. A veces vota una cosa, a veces otra y a veces no vota. Dice que es apolítico. Piensa que haga lo que haga nada cambiará. Y efectivamente así es, nunca hace nada y nunca nada cambia.

Disfruten del sol, de la playa, del mar, de la brisa y de la lectura.

Love Parade i el nou sistema econòmic

Dos xiques que estaven d'Erasmus a Alemanya han mort sota els peus d'una massa que intentava fugir d'un perill incert, intentaven sobreviure.S'investiga com ha sigut possible. Quanta gent hi havia. Per què ningú no sabia quanta gent havia. Per què es va donar llicència en un lloc on no cabien. Ningú ha reflexionat sobre el per què real. Diners, elogi dels diners. Diners i més diners.

Eren dos xiques de Tarragona que anaren al Love Parade, un festival de música, un punt de trobada de música millor dit. En un moment donat fruit de la desesperació, el calor, la desorientació i l'acumulació la massa comença a generar un moviment desesperat on la mort esdevé una casualitat. Un túnel esdevé l'embut de la mort, l'embut que decideix qui passa i qui no. Les dues xiques moren enmig d'una massa en moviment desesperat. L'organització dóna ordre de posar la música ben alta mentre la gent moria a pocs metres. 

Els meu respecte per al dolor de les families. Tanmateix, hom, observador de la realitat no pot deixar de trobar les semblances amb el sistema económic que entre tots estem construint. Una mena de canibalisme social i darwininisme laboral on uns ens mengem els altres. L'embut de l'atur ens fa trobar el punt just de desesperació per notar la mort baix els peus sense ni tan sols poder mirar cap avall. És la sensació de la negació de la vida existencial subjugada a una massa de ciutadans-consumidors que ja tenen poc de ciutadans i tenen massa de consumidors. L'embut torna a funcionar. Decideix qui passa i qui no. Però esta vegada són els mercats i els governs els que demanen que la música es pose ben alta. La gent ha anat a escoltar-la. Passe el que passe. 

Curso de playa para madrileños

  1. La distancia de seguridad entre toalla desconocida y toalla desconocida en Valencia es de cuatro metros. No te pongas a treinta centimetros de mi. Déjame respirar. 
  2. La playa no es una competición a ver quien se pone más cerca del agua. Algunas personas se ponen a unos metros y luego se desplazan a pie hasta allí aunque no te lo creas. Para que esas personas puedan bañarse recuerda la lección número 1. 
  3. La sombrilla no es obligatoria. Hay gente que va sin sombrilla a la playa y no muere. Si dejas la sombrilla un mes en el mismo sitio no te extrañes de que alguien le pegue fuego. 
  4. Lo que hay al final de la playa, cerca del paseo, son lavapies. No son duchas. No te agaches. Tampoco te lleves el gel para enjabonarte. 
  5. Dejar el coche un mes parado en el mismo sitio de aparcamiento debería ser delito pero no lo es. Trata de moverlo de vez en cuando ya que pagas el impuesto de circulación en Madrid. 
  6. No es necesario que digas que eres de Madrid constantemente. Te atenderemos exactamente igual que si fueras de La Rioja. 
  7. En un aparamento de cuatro caben cuatro. En un apartamento de ocho caben ocho. La vida es así. 
  8. Procura no ponerte enfermo. Las competencias de sanidad estan transferidas y nos sales por un pico que Esperanza -la privatizadora- no nos paga.
  9. Si te vistes como Guti, te peinas como Guti, hablas como Guti y te comportas como Guti. Te trataremos como a  Guti. 
  10. No preguntes lo que vale un cubata antes de pedirlo. Paga. Y no... no tenemos Whisky Dyc. 
  11. No mientas cuando vuelvas. Una mariscada no son doce gambas. 
  12. La camiseta fuera de la playa no es optativa. La gente la lleva por una mínima norma de pudor. Pontela, pónsela. 
  13. Tu  móvil no es un radiocassette. Venden auriculares. 
  14. El turismo PPP (Pasear, Pipas y Playa) no afecta a nuestro PIB. 
  15. Aquí hablamos una lengua diferente al castellano. Acóstumbrate. Saber más de una lengua es posible. 
  16. Sí, es cierto, la previsión metereológica de las teles estatales siempre es para Madrid, aquí siempre hace un tiempo diferente. Puedes utilizar nuestras televisiones o internet. 

La rebelión de los días

Desde que nació aquel miércoles supo que quería ser sábado. Aunque recibió una estricta educación para ser el miércoles que estaba destinado a ser nunca se sintió así. Él se sentía sábado. Él siempre quiso que sus habitantes se levantaran tarde. A la hora que quisieran. Que pudieran hacer algo de deporte. Quizá pasear a los niños. Aquel miércoles siempre soñó con las expectativas del sábado por la tarde o con el recuerdo del sábado por la noche. Así que decidió rebelarse. Para ello se dirigió a Peter Pan y a Campanilla. Les obligó a entrar en casa de Wendy por la ventana y llevarsela una vez más al país de Nunca Jamas. Construyeron una cabaña de indios con las sábanas de una cama de miércoles. Las camas de los miércoles tampoco son como la de los sábados. Nadie cambia la ropa de cama los miércoles. Sin embargo, los sábados lucen bonitas, perfumadas, expectantes de quien será su próximo visitante. Bajo las sábanas iluminaban sus rostros con una linterna de energia lunar y contaban historias a susurros en un juego de tabú donde lo prohibido era no pronunciar la sinceridad. 
Sin embargo, aquel miércoles que quería ser sábado no contó con la rebeldía de sus hermanos de semana. El lunes decidió que no quería ser ese odiado día de reinicio. Que prefería la paz del domingo. La calma de un día con menos coches. El martes quiso ser viernes. Ser martes no es fácil. Nadie se acuerda de ti. Sin embargo el viernes.. el viernes es tan deseado, tan esperado, tan amable. El jueves fue más conformista. Se gustaba siendo jueves aunque le hubiera gustado ser el inicio de algo. Como un buen lunes tras el verano. El jueves es casi todas las cosas y casi ninguna. 
Aquella semana fue revolucionaria. El proletariado de entre semana exigía la derogación de los privilegios del fin de semana. Y fue así como todos los días acabaron guillotinados. Como todo acabó en un sueño. El sueño de un miércoles que siempre quiso ser sábado. 

Reencuentros

No sé si a ustedes les pasa lo mismo pero el verano se ha convertido en una época de reencuentros. Hace un par de semanas reencuentro con esos amigos que  uno tiene en su adolescencia y pasan para siempre a convertirse en "los amigos". La semana pasada reencuentro con la plantilla del primer Acero Alevin Federado de alló por el año 1986.
Es lo que tiene de bueno hacerse mayor. Que coges perspectiva. Y la emoción del encuentro es sustituida por la nostalgia del reencuentro. Los reencuentros permiten saber en qué realidades se han convertido los sueños. Les he de reconocer que yo seguía viendo niños mayores en mis compañeros. Niños atrapados en cuerpos de adulto. Y no por su falta de madurez sino por mi manera de mirarlos. En los reencuentros como en aquella película del Gatopardo uno descubre que todo cambia para que todo siga igual.
Los reencuentros tienen una magía especial. La magía de descubrir que en aquella época hicimos algo bonito. Algo que nos pegó con pegamento imedio del bueno.. del humano y que nos hace reunirnos muchos años después. Los reencuentros son mágicos porque nos teletransportan sin máquinas del tiempo a tiempos que no siendo mejores los recordamos más bonitos. Porque la memoria no solo es selectiva sino tambien edulcorante. Reencontrarse con lo que fuiste te hace encontrarte contigo mismo. Para entenderte. Y para saber que eres un conjunto de decisiones que no sabías que habías tomado. Y que los demás son un conjunto de decisiones que no recuerdan haber tomado.
Así que ahí andaba yo -o cualquiera de ustedes- reencontrándome con lo que fui dentro y fuera de un campo de futbol. Ya les dije que el futbol es una metáfora involuntaria de la vida. Y así sigo, esperando una falta bien sacada, enténdiendome con la mirada con los laterales, dando vueltas y más vueltas a un Nova Canet vacio.
Les invito al reencuentro. A que piensen con quien les gustaría reencontrarse. A que se dejen llevar por la nostalgia en un baile lento y con los ojos cerrados.
Y tambien invito a nuestros protagonistas comarcales al reencuentro. Nuestros parajes naturales se reencuentran con su espíritu al saber que las obras del AVE se desplazan hacia el infinito y más allá. Los vecinos de Quartell se reencontraran en su dia de la Germanor. Y todos nos reencontraremos sin autorización con unos patos  que no tengo muy claro que quieran reencontrarse con nosotros.
Mientras tanto, ayer un hijo de Marruecos en el Centro de Internamiento de Zapadores obligó a acudir a los antidisturbios. Sus compañeros exigían que se le concediera el derecho al reencuentro con su madre gravemente enferma en su pais. Él amenazó con suicidarse si no le dejaban marchar.
Creo firmemente en el derecho al reencuentro. Debería formar parte del texto constitucional. Pero no sé si los mercados nos dejarían introducirlo. Y yo, sin permiso de los mercados, ya no hago nada.

Amar en tiempos revueltos

Hacía tiempo que ustedes y yo no nos dedicábamos a otear el horizonte más cercano. Lo tenemos tan justo delante de las narices que no acertamos a valorarlo. Además, andábamos ganando mundiales y estas pequeñas cosas se nos antojaban cercanamente lejanas. Pero de vez en cuando, como dijo Mafalda debemos no planear tanto e intentar volar un poquito más alto para ver justo el suelo que pisamos.
Hoy nos dedicaremos a hablar de amor. El Col·lectiu pel Patrimoni ha pedido a los concejales que se dejen de dimes y diretes y se dediquen a "querer a esta ciudad". Querer a una ciudad. Bonita declaración de amor. Bonita declaración de intenciones. Como si los programas y las praxis políticas pudieran escribirse en versos de Don Juan Tenorio o fueran tan emocionalmente frágiles como un sentimiento. Querer se puede querer de muchas maneras. Se puede querer mucho y se puede querer poco. Pero especialmente se puede querer bien y se puede querer mal.
En esta ciudad nos queremos mucho y no nos queremos nada. Porque amores hay muchos, de muchos colores y de muchos calores.
Tenemos amores de verano como los que demostramos abriendo la primera Escola d'Estiu para persona discapacitadas. Tenemos amores fatales como los que nos demuestra la Generalitat año tras año dejándonos un Sagunt a Escena en Festival d'Estiu, y una ciudad del Teatro en una simple ciudad. Tenemos amores embriagadores y por eso hacemos campañas contra el consumo abusivo de alcohol en las fiestas. Curiosa la presencia del adjetivo abusivo, todavía por determinar, y de la limitación al periodo de fiestas.
Tenemos amores celosos como los que manifestamos en nuestra comarca hacia las plagas sean mosquitos o picudos rojos a los que se busca denominación de origen e incluso carnet de identidad. Tenemos amores de pago, amores que cuestan mucho dinero, como los del mamellot donde los propietarios no se sienten queridos.
Y tenemos amores de ida y vuelta como los del equipo de gobierno con uno de sus miembros, Vicente Vayá.

Lástima que no tengamos amores fraternos y hayamos eliminado la partida de cooperación internacional para nuestros amigos y hermanos, personas que estan lejos y que no crearon ninguna crisis pero se las tienen que pasar todas.

Amores cercanos y amores lejanos. El amor por la roja sigue. En algunos sitios con menos besos y en otros con más besos.
Y yo como dice la canción, eso es lo quiero besos, que todas las mañanas me despierten besos y luego por la tarde siga habiendo besos y luego por la noche hoy me den más besos pa cenar.

El beso

Viviimos en un desierto lleno de bosques que no nos dejan ver ni siquiera un árbol. Enloquecidos por lo correcto y encorsetados por camisas de fuerza de puro algodón. Gobernantes que deciden a golpe de estadística, periodistas de preguntas previsibles y respuestas previstas, guiones vitales predestinados al fracaso, trapecistas atados por la espalda, astronautas que nunca salen de su nave, gatos encerrados en cada esquina.
Se nos olvidó lo auténtico. Se nos olvidó poder anunciar el tábaco como genuino sabor americano. Se nos olvidó reir y llorar. Se nos olvidó contestar a gritos lo que se nos pregunta a gritos. Porque ahora todo es deliberadamente sútil, porque todo puede ser planificado para generar la falsa emoción buscada. Porque tomamos tanto sucedaneo que ya no nos gusta el original. Porque estamos cansados de trajes a medida y de disfraces cotidianos, de posados y de robados. Saturados de tanta pulpa y de tan poco zumo.
En medio de esta llamarada de aburrimiento, algunas gotas de lluvía dulce. El esfuerzo de contención es tan enorme que la presa de la emoción acaba por reventar. Y gotas de autenticidad te caen en la cara. Lo auténtico de un sindicalista con un megáfono diciendo un montón de palabras que suenan a pitido y que en otra época nos parecieron normales. La sociedad de la comodidad sustituyó a la sociedad del bienestar. Y no perdona desviaciones de loa patrones de consumo establecidos.
Y el beso. El beso de lo auténtico. El beso de Iker a Sara fue auténtico. La autenticidad de quien no podía resistir lo que es irresistible. La sensación de hacer lo que uno desesa en el momento en el que lo desea. Esa mezcla entre la escena final de Dirty Dancing y de Oficial y Caballero donde Iker y Sara acaban bailando y se la lleva lejos de una factoria de publicidad llamada Televisión, después de llorar como un hombre lo que supo defender como una mujer.

El beso de lo auténtico. Intenta besar a una bella durmiente social a la que le gusta demasiado dormir y demasiado poco despertar. El príncipe de lo auténtico se volverá a su reino de la escasez. Espero que vuelva pronto. Lo auténtico vale mucho y cuesta demasiado poco.

Finales sin principios, mundiales sin locales

Esto de hacer radioblogs no fue una vocación infantil. Ni siquiera juvenil. Yo siempre quise ser futbolista. Y cuando descubrí que no lo sería, quise ser periodista deportivo. Ese ha sido siempre mi gran sueño. Y mi gran pesadilla. En mi ánimo de convertirme en un gran periodista deportivo descubrí que allá donde iba construía metáforas futbolísticas. Y donde miraba veía futbol y más futbol. Por todas partes. Así que no se extrañen de nada de lo que les cuente a partir de ahora.

Llegaremos a finales pero seguimos sin principios. Si el sonido de las vuvuzelas sonará estruendoso para callar los gritos de la corrupción generalizada, las banderas de la honestidad saldrían al paso de los hooligans tramposos. Si el denominador común que encontramos bajo una camiseta lo encontraramos tambien bajo unos valores el marcador siempre nos sería favorable y Alemania sería un adversario batible en todos los ámbitos. Si la pasión que nos despierta la roja nos sirviera para vibrar en el debate de las ideas. Pero ya lo dijo Ranieri, que si mi abuela tuviera.... manillar y dos pedales.. no sería mi abuela.. sería una bicicleta.

sin embargo, miro el periódico y veo futbol. Las posiciones a la contra y a la corta de los alemanes eran incorrectas. Ahora hablo del Deutsche Bank. Los defensas se adelantaron tanto que dejaron a su propio compañero en fuera de juego. Ahora hablo de Vicente Vayá. La presión era tan asfixiante que apenas disponían de oportunidades. Ahora hablo del tiempo. Esa manera de jugar marrullera y protestona merece una tarjeta como mínimo. Ahora hablo de Ripoll. La afición exige triunfos. Ahora hablo de los mercados. Los aficionados locales se dividen en selecciones que no són las suyas para que haya más ambiente futbolístico. Ahora hablo de la globalización.

El futbol como metáfora de la vida. La vida es futbol. Calderón del Atleti. Futbol es futbol. Vujadin Boskov. El futbol es así. Anónimo.

Esta vez nadie se parará a pensar que el remate de Carles Puyol pueda ser parcialmente inconstitucional ni el corner de Xavi deba ser interpretado. Así que es verdad, aquella Francia intercultural ha dejado paso a esta España catalanizada que juega bonito y amortiza los resultados. Que pasa con la cabeza y remata con el alma.

En todo caso, no me quiero despedir de ustedes esta semana con sabor a carencia. No es que me falte algo es que me sobran muchas cosas. Se despide de ustedes un periodista deportivo frustrado. Disfruten de la imaginación de Iniesta, de la certeza de Casillas, de la astucia de Villa, de la calma de Busquets, de la fuerza de Puyol y de la inquietud de Pedro.

Como dijo Hector Cooper, lo peor de las finales no es perderlas. Es verlas por la tele.

Exquisits requisits, requisits esquifits

Fa unes setmanes mon pare em va preguntar perquè no feia algun ràdioblog en valencià. Li vaig explicar que el ràdioblog havia sorgit de la intimitat del pegament humà de les emocions. I que el llenguatge de les emocions me resultava més fàcil de cuinar com jo volia en castellà. Arribada esta setmana he de reconèixer que no és del tot així. 
Efectivament, vaig nàixer en blanc però les meues primeres pàgines es van escriure íntegrament en castellà a pesar dels esforços de mon pare de mantindre la fidelitat a la seua llengua mare. Ser, viure i crèixer al Port de Sagunt té estes coses. Les meues primeres lectures. Les que més han forjat el meu lèxic. Les que impulsen les meues emocions, les que actuen de catapulta cap als meus somnis, són en castellà. 
No sóc més que un exemple clàssic de xiquet crescut en capes urbanes que forma part de la generació del desencís. La dels poemes i promeses un dia segellats i que mai es van complir. 
Vaig començar a estudiar valencià quan ja tenia 12 anys amb la primera Llei d'Ús i ensenyament. Per tant, entre els 12 i els 20 anys vaig fer un gran esforç per arribar a ser bilingüe. 
Segurament deu haver una persona que va nàixer el mateix dia que jo a Andalusia, a Múrcia o a Conca. Durant tot el meu institut vaig estudiar una assignatura més que eixa persona: el valencià. En la Selectivitat em vaig examinar d'una assignatura més que eixa persona: el valencià. Després, amb l'ànim i la promesa de trobar faena (el 1996 hi havia un 40% d'atur juvenil) em vaig presentar a tres exàmens diferents de la Junta Qualificadora de Coneixements de  Valencià. Mitjà, superior i Mitjans de Comunicació. 
És cert que tot eixe esforç el vaig fer amb convenciment propi de dominar una llengua que he arribat a estimar com a una filla adoptada. Una filla maltractada massa vegades. Però d'altres companys l'han fet sense aquella fé i esperança. 
Tanmateixa esta setmana Les Corts Valencianes m'han explicat clarament que tot aquell esforç va ser inútil. Ningú no valorarà el meu esforç d'haver-me convertit amb la meua determinació en una persona bilingüe. Perquè no es demanarà el requisit lingüístic per treballar en l'administració valenciana. 
Jo no li desitge mal a ningú dels meus germans de calendari d'Andalusia, Múrcia o Conca. Jo només vull el reconeixement a un esforç personal. Perquè si una llengua no és útil, és una llengua inútil. 
Per tant, hui quan arribe a casa li diré a mon pare que no era cert, que el llenguatge de les emocions també el domine en valencià. Potser siguen unes altres emocions. Les emocions de saber que t'entens en una llengua menuda però encisadora. No em valoraran el meu esforç amb cap requisit. Potser l'administració no ho faça però en tinc un fum d'amics que sí. I crec que mon pare també. I espere que els meus fills i els fills dels meus fills. 

Ja voldria jo, Ismael, ser de Madrid

Hi ha una cançó d'Ismael Serrano molt coneguda. Es diu "Ya quisiera yo" i va sobre la impossibilitat de ser insensible a determinats temes que t'afecten personalment encara que no te toquen directament. Ismael Serrano és de Madrid. El meu madrileny preferit. Les seues cançons parlen de carrers de Vallecas i històries de supermercat però també de coses que passen ben lluny. 
Ahir anava escoltant la ràdio. A "La Ventana" parlaven de l'Estatut. És el tema de moda per al Partit dels Tertulians d'expressió plural i pensament únic. Van obrir el programa a les telefonades. Un oient de Madrid va dir que haver d'agafar tres autobusos per una vaga de metro és un problema. L'Estatut parcialment constitucional o parcialment inconstitucional no ho és. 
La frase és terriblement perversa. Perquè té un halo de pragmatisme populatxer i directe. Però el seu rerefons és terrible. Per a ell els problemes són individuals, allò que afecta al seu cos i a la seua persona. Els problemes col·lectius són problemes inexistents. Però és més, per a ell els problemes han de ser concrets, els problemes abstractes no són problemes. És més, no li agrada la vaga, un problema col·lectiu i concret perquè li afecta un dia de la seua vida. I per últim, pensa que les institucions polítiques, que les discussions identitàries, que les ambicions d'autoorganització d'un poble, són una autèntica palla mental. Este home és la metàfora d'un problema. 
Ja voldria jo, Ismael, viure a Madrid, i no haver de parlar d'una llengua maltractada per la història i per les institucions pròpies. Ja m'agradaria a mi, Ismael, poder parlar sempre d'amor, de tendresa, de Tinduf, de Silvio, de Cuba. Però jo només puc preguntar-li a mon pare per la batalla de València, per quan posava la senyera al balcó i jo em sentia orgullós de mirar des del carrer. Ja voldria jo, ser un xic normal, divagar sobre el futur de la democràcia, sobre la memòria històrica. Ja voldria fer jo tot això... Ja voldria jo ser de Madrid. M'estalviaria molts maldecaps. Però la veritat és que jo tampoc puc, Ismael, la veritat és que m'afecten les quotidianes tristeses, les del metro i les voreres però també les que  me queden lluny, i especialment les que ningú més en parla. I potser poca gent entén. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com