Flores para la memoria

El ser humano es el único animal consciente de lo efímero de su vida. Somos la única especie animal que sabemos que debemos morir. Y a lo largo de toda la historia las personas hemos dedicado mucho tiempo a intentar ser inmortales. La mayor parte de nuestra inteligencia la hemos aplicado a intentar vivir más tiempo.
Esta consciencia de mortalidad nos debería hacer reflexionar más vivamente sobre la felicidad del poco tiempo que pasamos vivos. Lamentablemente no siempre es así.
Ya saben ustedes que yo no soy creyente. No creo en ningun dios ni entidad superior. Aunque sí creo en la naturaleza y en la vida.
El próximo lunes los no creyentes celebramos el día de la memoria. Muchos de ustedes celebraran el día de Todos los Santos. Yo les repeto profundamente porque en realidad haran  lo mismo que yo. Yo no iré al cementerio donde un montón de gente a la que quise, algunos de ellos fallecidos recientemente y otros no tanto. Para mi la única manera que tengo de convertirlos en inmortales en mantener dentro de mi su influencia. Así que llevaré flores a mi recuerdo y las mantendré en mi regazo. Allí tardan mucho más en marchitarse. Así recordaré todo lo que aprendí de ellos. En el poco tiempo o en el mucho tiempo que pude compartir.
Yo compartí mi infancia con todos ellos. La infancia lejos de ser un periodo lúdico es un periodo de lucidez y aprendizaje tan rápido que apenas nos damos cuenta de ello.
Así que yo el lunes no rezaré pero cerraré los ojos y recordaré la austeridad y la sencillez con la que me enseñó a vivir mi Iaio Antonio. Cerraré los ojos y soñaré con la creatividad y la imaginación con la que me crió mi iaio Paco. Y siempre, siempre, mantendré en mi memoria el cariño, la generosidad y la entrega de mi Iaia Carolina.
Yo necesitaba contarles a ustedes estas tres lineas. Seguro como estoy de que ustedes también cerraran los ojos o rezaran, llevaran flores al cementerio o a su recuerdo. Seguro como estoy de que la única manera de conseguir la inmortalidad es seguir vivo en la memoria de quienes te quieren. Recordaran fotos mentales y actitudes vitales de aquellos seres queridos que, como los míos, dejaron huella en su personalidad.
Por eso uno mi sentimiento al de todos aquellos que desean dar sepultura civil o religiosa pero humana a los seres queridos asesinados durante la Guerra Civil y  especialmente durante la posterior represión franquista. Porque ellos no tendrán la opción de decidir como yo donde ir, si viajar hacia dentro de sus almas o viajar hacia la visión de sus lápidas. Ellos solo podran cerrar los ojos y llorar.
El lunes se hablará de afluencias y de tráficos, de normalidad en las carreteras y de floristerias. Yo quería hablarles de recuerdos y de sentimientos. Precisamente porque nunca salen en las noticias.
Hagan lo que hagan, que la memoria no les falle nunca. Porque conforme va pasando el tiempo el recuerdo es más dulce y la memoria es más hermosa.
Buen fin de semana.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com