Viaje desde el centro de la tierra

A estas horas un productor ya ha hablado con un guionista para adaptar la historia de los mineros de Chile al cine o a la televisión. Un periodista estará pensando en publicar un libro con el dia a dia de todo el rescate.
A estas horas habrá un político en un pueblo pequeño que querrá preparar una fiesta de recibimiento a su heroe local y hacerse una foto con él. A estas horas alguien de la prensa del corazón buscará un familiar en España de alguno de los mineros, buscará una historia trágica familiar tras alguno de los mineros, una amante de un minero, un hijo ilegítimo. A estas horas, el negocio del telediario guionizado con rescates, tuneles, victimas, dificultades es ya un negocio rentable.
Se trata del evento más seguido por televisión desde el 11S. A pesar de que bajo una enorme capa de tierra llamada pobreza sigue atrapada un montón de gente y a pesar de que somos la primera generación que tiene la capacidad económica para resolver ese problema, jamás cavaremos un tunel para llegar al fondo de esa cuestión. Y los medios no retransmitiran en directo nada, porque no hay épica en esa reinvindicación. Y sin emoción no hay audiencia, y sin audiencia no hay publicidad, y sin publicidad no hay negocio. Y no hay negocio sin espectáculo.
La metáfora de los mineros como indice bursatil de cotización de las acciones de la vida. Trabajaban para una empresa que les obligaba a hacer el trabajo más penoso del mundo en condiciones insalubres. No falló la seguridad, simplemente no había seguridad. Quedan atrapados y ocultos por acción y omisión de los piquetes informativos empresariales que en silencio gritan las órdenes cada día fuera de cualquier convocatoria de huelga. Y entonces se hizo la luz. La luz y los taquigrafos que han conseguido hacer olvidar sus condiciones de trabajo. Porque ahora son simplemente los protagonistas de un reality show llamado Gran Minero 2010 donde 33 personas quedan atrapadas durante semanas y deben luchar por su vida con la ayuda del público, en cuyas manos está su salvación y ganar el concurso de la vida.
No saben lo que me alegra que la técnica consiguiera profundizar tanto en la tierra, no saben lo que me alegra que esas 33 personas salvaran su vida. Si hubiera sido una noticia sin importancia yo mismo la habría traido a mi blog. Pero ahora me preocupan sus vidas después de haberles salvado de la muerte. Porque hicieron el viaje desde el centro de la tierra para quedarse atrapados bajo el fango del espectáculo.
¿Alguien se viene conmigo a rescatarlos?

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com