Ansiedad

Sumergido en una bañera de pesadillas. Aislado en una burbuja de pensamientos distorsionados. Un montón de gente grita dentro de tu cabeza esperando tener razón algún día. Dos manos aprietan tu garganta, sin brazos, sin codos, sin hombros y sin cara. Sumido en  una catarata de pintura negra que todo lo mancha. Las mariposas se marcharon y dejaron entrar serpientes en tu estomago que envenenan cada comida. Tus ojos miran con tanta intensidad que duelen las miradas. La cabeza lee tan rápido que no entiende nada. Las piernas son grilletes unidos a una bola con toneladas de frustración.
Y así caminas por un tunel oscuro. Golpeándote con cada saliente y con cada entrante. Persiguiendo una antorcha de fuego que no sabes donde se dirige. Cerrar los ojos en la oscuridad es tan inútil como aspirar cuando no hay aire. Un minuto dura diez segundos. Y sin embargo una hora dura noventa minutos. El corazón achica el agua del Titanic.
Mientras suena  una música lejana de violin. Y un olor a los lejos. Y una pequeña ventana que mira al mar. Por donde entra el sol. Donde apenas poder poner los pies en la tierra. Y saltar.

Foto: Jorge Cabrera. http://www.flickr.com/photos/jorgecab/

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com