Y pasivo. La reforma de la Constitución.

La Constitución Española cumple 32 años. Nacida entre algodones y tutelada por el regimen franquista nace como el método más eficaz de un pais retrasado por una dictadura de 40 años para conseguir actualizarse. La Constitución se configura como un instrumento de progreso de amplia mirada pedagógica. Pasar de un estado centralizado y centralizante a un estado autonómico. Pasar de un estado confesionalmente dictatorial a aconfensional o laico. Incluso las libertades y derechos fundamentales debían ser explicados. La Constitución Española de 1978 es probablemente el hecho más revolucionario de nuestra historia reciente. Un recuerdo de cuando los líderes eran líderes de verdad y tenían altura de miras para mirar más allá del horizonte. Y no vivían apegados a ninguna coyuntura electoral diaria. De cuando la política no vivía en un argumentario. Cuando los periodistas hacían preguntas y los políticos las contestaban. Mejor o peor. 
La Constitución Española recoge más allá de un articulado, un espíritu. El deseo de la población española de progresar, de cambiar, de evolucionar. En aquella época se hablaba del proceso constituyente como algo vivo, com algo en constante evolución. Constituyendo un pais para prepararlo para los retos del futuro. 
En estos 32 años la Constitución solamente ha sufrido una reforma de un artículo concreto para poder entrar en la Comunidad Económica Europea. Se incluyeron dos palabras en el artículo 13.2. Esas dos palabras fueron "Y pasivo". 
El lunes es el día de la Constitución. Ahora se llama puente de la Constitución que es la manera laica de llamar al puente de la Inmaculada. Para mucha gente que se dejó la vida o años de carcel por ella la vanalización a la que asistimos resultará especialmente brutal. Yo no lo vivo así. Creo que la vanalización forma parte de la normalidad. La democracia incluye a quienes quieren destruirla y a quienes la ignoran. 
En medio de toda esa vanalización me limito a recordarles el verdadero espíritu constitucional. El deseo de convertirnos en  un pueblo moderno adaptado a su tiempo, un instrumento de progreso. 
Y todo eso lo hago porque muchos de los que defienden la constitución, demasiados actuales constitucionalistas, defienden su anquilosamiento, defienden su parálisis y defienden su estatismo. Yo defiendo la Constitución como un puente hacia el futuro que debe seguir abriendo caminos. Para mi la Constitución es un punto de partida y no un punto de llegada. Por eso defiendo su reforma entendida de forma amplia. Necesitamos refrescar nuestra constitución. Para que lo que fue un avance no se acabe convirtiendo en un retroceso. 
Que pasen un buen puente y abriguense... que hace frío... 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com