Futbol es futbol

Uruguay es un pais pequeño. Apenas tres millones y medio de personas pueblan el gentilicio uruguayo. A pesar de eso nada les impidió llegar a semifiinales de la copa del Mundo de Futbol. Tanto es así, que siempre se dijo que Montevideo, su capital, no es una ciudad. Es un campo de futbol con casas. Toda una metáfora de la vida.

Quienes me conocen desde hace muchos años saben que la actividad que más tiempo y con más intensidad he hecho en mi vida no tiene nada que ver ni con la comunicación ni con la ideologia. La actividad que más pasión me despertó siempre fue el futbol. Lo viví con tanta pasión que llegué a estudiar para aprender a leerlo y escribirlo y me saqué el título de entrenador. Tanta pasión que dos piedras no eran dos piedras sino una porteria. Tanta pasión que la luz de Mestalla era mi propia flash para hacer fotografias a la vida.

En  un campo de futbol se aprendre de casi todo. Aprendes a gestionar un rol. Aprendes a colaborar, y a pelear. A sufrir y a sonreir. A ceder o a imponerte. A controlar una agenda. A parar a tiempo. A acelerar a tiempo. Mi aprendizaje fue tan intenso dentro de un campo de futbol que llegó un día que pensé que todo podría traducirse en términos futbolísticos. La creación de metáforas organizativas, filosóficas e incluso vitales puede nacer de un saque inicial, encontrar un descanso y acudir a una segunda parte.

Esta semana se concedía el balón de oro a Messi. Justo un año después de que la naturaleza le quitará la posesión a Haití. Confieso que eso me hace sentir bastante en fuera de juego. Confieso tener la sensación de jugar en un equipo humilde de los que corren mucho cada partido detras del balón. Tengo la sensación de pasarme el día protestando el peor arbitraje del mundo, el de los mercados. Que saca tarjetas amarillas por protestar y deja sin pitar patadas y agresiones a los más humildes. Me parece que ya va siendo época de replantear el partido. Dejar de jugar a la contra y empezar a tocar el balón. Porque "las gentes", que decía Labordeta, tenemos calidad suficiente para hacerlo.

Porque la vida también parece un deporte que inventó el trabajo para que siempre ganara el capital. Porque no hay rival pequeño cuando se trata de luchar por la supervivencia en un país que no es el tuyo. Porque hoy en día cualquiera te sorprende con movilizaciones que tienen más que ver con las cortinas de humo que con el humo de las cortinas.  Porque todavía estamos en condiciones de remontar un partido como el del terrorismo en el que vamos perdiendo por 900 víctimas. Seguro que nos sirve el valor doble de los intentos dentro de casa y las espadas pueden dejar de estar en todo lo alto. Los partidos duran noventa minutos y a veces con diez se juega mejor que con once.

Esta misma semana conocimos grandes últimos fichajes de ex jugadores del equipo público que se pasan a la privada. Con grandes primas y buenos sueldos. Sin renunciar a la ficha de su anterior equipo. La cantera pública parece ser la cartera privada.

El año pasado la tierra se movió bajo nuetros pies de tanto dolor como le estamos haciendo. No pudimos salvar ni los muebles. Este año se ha puesto llorar sobre Brasil y el terreno de juego deja mucho que desear, el planeta ya no está en perfectas condiciones para la práctica del deporte rey. A ver si cambiamos al entrenador del planeta. Y a entrenador nuevo, victoria segura.

Pero siempre habrá alguien que le diga que el futbol es así. Hoy en día, cualquiera te puede ganar. Que a veces se gana y a veces se pierde. Y que otras se empata. Que lo importante es ganar y no jugar bien. Que al final de la liga todo el mundo está donde debe estar. Que no se puede luchar contra los elementos.

No les hagan ni caso. El jugador número doce estará con nostotros porque jugando bien se gana más veces. Que la única derrota real es el partido que no se ha jugado. Que todavían nos quedan por quemar muchos últimos cartuchos. Y que salgan al campo y crean en lo que hacen porque cada uno lleva un balón de oro dentro. Y si nos lo pasamos podemos llegar a jugar incluso mejor que el Barcelona de Guardiola.
Bueno... quizá mejor no... pero igual sí.

Buen fin de semana. Mucha suerte en sus partidos personales. Que nunca les oiga decir como dijo Ronaldo aquello de que "perdimos porque no ganamos".

Futbol es futbol. Nada más. Y nada menos.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com