Silence School of Business

El cambio de colegio al que le obligaron sus padres no le pareció nada justo. En el anterior colegio le iba bien. Sus amigos eran chicos y chicas divertidos. A veces jugaban a juegos horizontales, algunas veces a juegos verticales pero siempre con factores de riesgo. Le gustaba especialmente el juego de permanecer unidos todo el recreo por una cuerda. Nadie podía soltarse y cada uno estaba unido al resto. Debía entender sus necesidades y sus expectativas. Y todos debían llegar a acuerdos sobre qué hacer esa mañana. Otros días jugaban a las cartas pero antes decidían cual era el valor de cada carta para evitar que siempre el Rey fuera valioso mientras el cuatro nunca conseguía llegar a nada. Para evitar que el as siempre fuera un as y el dos simplemente un dos. Alteradas las reglas el juego conseguía una dimensión nueva.
En clase cada día reinventaban un juego nuevo de aprendizaje. A veces un compañero leía sobre las palabras de otro que leía peor para darle seguridad y que no tuviera miedo a levantar la voz. El profesor les escuchaba hablar a pesar de su edad para conseguir ir extrayendo cualquier atisbo de sabiduria.
Pero el Colegio Público de los Pensamientos quedó para siempre en el recuerdo. Sus padres pensaron que lo que ahora estaba de moda ya no era eso. Y querían preparar a su niño para un futuro prometedor y de liderazgo. Lo apuntaron a la Silence School of Business. Y aquel era su primer dia.
En la primera clase notó que nadie hablaba. Solamente el profesor. Él preguntaba cosas, hacía propuestas de nuevos juegos de aprendizaje que aprendió en el otro colegio, sugirió juegos en el recreo. Pero nadie decía nada. Nadie contestaba. Todo el mundo estaba quieto y en silencio. Entonces empezó a mirar que algunos compañeros le miraban mal y cuchicheaban entre ellos. Sin embargo, una niña, un día, durante el recreo y cuando ya había dado por pérdida cualquier posibilidad de tener amigos en ese colegio se acercó y le dijo.
Es que no nos dejan hablar en este curso.
Él se giró y le contestó: Pero es así siempre?
Ella dijo: pshhhhh... no. Solamente en este curso. En el que viene tendremos derecho a mil palabras pero solamente en ingles.
-Y tú por qué hablas entonces?
-Por qué me gusta lo que dices. Yo pienso como tú. Hay muchos que pensamos como tú pero solamente yo me he atrevido a decirtelo.
-Y.. entonces.. el que habla.... recibe un castigo?
-Normalmente sí.
-Y a mi por qué no me  han castigado?
-Claro que te han castigado. Lo que pasa es que no lo sabes. Llevas una etiqueta en la espalda cada día. Ahora pone, "pensador crítico", si sigues así, acabará por poner "radical" o cosas peores como antijerárquico, incluso  hubo un niño que le pusieron "ideologo". Las instrucciones son claras en este colegio. Nadie se acercará a otro niño con etiqueta.
-Gracias. Espero que ahora no te castiguen a ti.
-Yo tambien llevo una etiqueta. Me lo ha dicho mi amiga. En la mía pone "compasiva". Y en la de ella pone "solidaria".
-Y ya que llevamos etiqueta los tres.. por qué no jugamos y hablamos entre nosotros. No creo que las normas digan nada al respecto.

Pronto los tres hablaban cada día, inventaban nuevos juegos, el aislamiento ya  no les pareció una pesada losa. Los niños que guardaban silencio veían cómo aquellas dos niñas y aquel niño se divertían tanto que decidieron buscar su propia etiqueta. Algunos llevaban tantos años sin hablar que solamente se atrevieron a leer libros prohibidos en voz alta pero consiguieron su etiqueta de "lectores críticos". Otros llevaban tantos años sin hablar que prefierieron cantar y tocar música y así consiguieron su etiqueta de "música crítica".

Ya son unos cuantos. Cada recreo se reunen para leer, jugar y escuchar música. Mientras tanto, otros, aún siguen siendo mayoría, miran con recelo su etiqueta y procuran no acercarse demasiado. Quieren ser líderes en el futuro y esperan que el silencio sea un valor preponderante en la vida.

Saben que a los mercados no les gustan las etiquetas aunque les gusten mucho las marcas.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com