Las zanahorias invisibles

El periodo de expansión económica generó una amplia entrada profesional de una generación concreta de estudiantes que estuvieron en el sitio adecuado en el momento adecuado. La pirámide de población para las entidades en expansión de aquella época crea problemas a largo plazo de sustitución de una población laboral que llegará al final de su carrera de manera masiva. Metidos en lo coyuntural ninguna entidad se plantea esto ahora mismo pero sucederá.
Mientras tanto, las empresas financieras intentan obtener el máximo rendimiento posible del itinerario vital de esa generación todavía joven profesionalmente hablando. Lo hacen básicamente a traves de la vía clásica de la zanahoria. El tráfico de expectativas es el método más barato existente de motivación y explotación laboral. La promesa de una vida mejor ya la inventó el catolicismo para controlar a la muchedumbre de vida pobre y pobre vida. Mediante el tráfico de expectativas se genera un presente comprometido con una abstracción inexistente e inconsistente. La promesa de un puesto mejor olvida dos cosas, que es una promesa que nunca se promete y no siempre se cumple y que "mejor" es un concepto interpretable. Pero la quietud y compromiso que se adquieren con el tráfico de expectativas es indudable. La existencia de precargos es una muestra evidente. Sin reumneración pero con función y responsabilidad a la espera de la recompensa futura. La prolongacion de jornada casi siempre tiene un componente de tráfico de expectativas. No se entiende de otra manera.
Pero el tráfico de expectativas (te cambio una expectativa futura por un exceso de carga de trabajo presente) tiene límites fijados en función de la edad. Ahora funciona pero ya veremos dentro de unos años. Y la gente que manda en esto dirá: dentro de unos años ya veremos.
Como siempre. Y así nos va. Bien o mal.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com