Sagunto Política 2.0

Tal y como publicaba este periódico muchos de nuestros políticos tienen ya Facebook y Twitter. De manera intuitiva entienden que aparece un nuevo escaparate y que deben estar presentes. Sin embargo, el uso que hacen del nuevo medio no es más que una extensión de un funcionamiento clásico. Los políticos han optado por la red como un altavoz más de consignas.Yo hablo y el resto del mundo escucha. Muy pocos políticos locales han optado por una configuración sociovirtual de carácter personal íntegro. Me explico. El sistema ha sido optar por un perfil público donde colocar consignas que actúan de altavoz y donde no existe prácticamente interacción ninguna. De cosecha propia poca cosa. Los dos partidos principales han escogido por colocar perfiles donde incluso se incluye la palabra candidato. No sé si es porque siempre van a ser candidatos o porque solamente les interesa el perfil cuando lo son. Lo cierto es que éste es un primer error. Los ciudadanos queremos políticos personas. Gente que es capaz de hablar de política pero también de música, gente de carne y hueso. No queremos fotos de logos, ni caritas amables dibujadas (fórmula por la que ha optado el activismo valencianista en su mayoria), no queremos un compartidor de consignas. Queremos gente que piensa por sí misma, que lee el periódico y lo comenta, que comparte la música que le gusta y que nos cuenta que a veces se aburre en los plenos. Gente que es capaz de sonreir virtualmente con la misma intensidad con la que protesta ante lo que considera injusto. Si así son en la vida presencial así los queremos en la vida virtual.
Ni uno solo de los políticos de este pueblo ha entendido eso. Lo más cercano seria el perfil de Jose Luis Martí (PP) que consigue mezclar aspectos personales-públicos con políticos.
Pero el aspecto fundamental que nadie ha entendido es la revolución que trae a la política la red social. Se trata de interaccionar. Si alguien le dijera a un político que se puede tomar un café con doscientas personas y que esas personas le van a escuchar y que lo haran en diferentes momentos y circunstancias y que muchos de ellos tendrán la posibilidad de compartir su opinión con doscientas personas más sin molestar a nadie, ese político acudiría a esa cafeteria como un loco. Sin embargo, cuando planteas que abra un perfil en una red social le surge la siguiente reticencia: no me da tiempo.
Hacer politica virtualmente es una nueva manera de organizar la agenda. Si uno espera a tener todo el trabajo acabado para entrar en face/twitter y decir algo o contestar algo, no lo hará. Si ponemos la relación con el ciudadano virtual en último lugar no habrá relación. ¿Por qué si alguien viene al despacho le atendemos y no atendemos a quien por estar ocupado no puede venir al despacho pero nos comenta algo en el muro? ¿Que preferencia tiene el desplazamiento presencial? Si quieres hacer política 2.0 organizate la agenda para entrar al mail y al perfil a primera y a última hora del día como mínimo.
Pero especialmente, recuerda que eres una persona íntegra, daras opiniones que no gusten, pondrás música que guste, contarás anécdotas que interesen a muy pocos, pero es que eres una persona que hace política. No un político que ha dimitido de ser persona.
El medio justifica los fines. Y no solo los justifica sino que además lo simplifica y lo amplifica. La red es un arma cargada de futuro. Tu decides hacia donde se dispara.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com