La política en minúsculas

Anoche asístí de nuevo al inicio de campaña de las elecciones al Ayuntamiento de Sagunto. No es la primera vez que lo hago y no tuve una sensación de dejavu. Tuve otra sensación. Vino a mi mente esa sensación de huida del ciudadano medio de la política. Esa sensación de sudoku político sin resolver al que poca gente se acerca. Alejada de la política con mayúsculas la gente se pierde la política en minúsculas. Desconozco lo que se vive en las altas cumbres. Al menos lo único que se sobre las cimas de las montañas es lo mismo que ustedes. Lo que leo, lo que escucho y lo que veo. Pero hay cosas sí que conozco bien.
Conozco gente que se acuesta tarde pegando carteles que poca gente sabrá reconocer en un puzzle político panelado casi invisible del que solamente recordamos confusión. Conozco gente tímida que se acerca a hablar con otra gente para entregarle  un pápel donde van sus ideas y sus ilusiones ante la indiferencia de quien pasaba por allí. Conozco familias enteras doblando papeletas para hacerlas llegar a sus convecinos buscando la adhesión a su partido. Conozco viejos rockeros que nunca mueren y nuevos raperos que acaban de nacer. Conozco gente que pondrá dinero de su bolsillo para poder esparcir su manera de ver el mundo y esta ciudad. Conozco gente que se subirá a una furgoneta durante horas solamente por la sensación de echar una mano a otra gente que cree que merece la pena.
Lo único que les pido es que cuando vean a esa gente por la calle, la comprendan. No la miren como si estuvieran ante el buzón de quejas de Zapatero y Rajoy. Ellos hacen la política de ir por casa. Les aseguro que no es fácil acercarse a nadie para hablarle de política. Sean amables ante la seducción ideológica. No les cuesta nada escuchar un momento, leer un instante. Y después decidir en conciencia.

Anoche volví a asistir al inico de la campaña municipal. Seguramente habrá que piense que allí había una reunión de egos superlativos, de desencuentros y declaraciones desmesuradas, de amigos y enemigos, de aprovechados de casi todos. Sin embargo yo me volví a encontrar con viejos soñadores despiertos que empiezan a soñar justo a la hora en la que se acaban los cuentos. Conocí nuevos idealistas e ideologos que creen hasta en dos modalidades de república diferentes. Reconocí el mérito de los impulsores de la modestia y de los seductores de la creencia. Anoche me di cuenta de que no son todos iguales, que en realidad son todos diferentes. Refugiados bajo consignas intercambiables que les vienen escritas modelan esas estatuas ideológicas a su imagen y semejanza para servir a esta ciudad. Para pensar en plural y escribir la política en minúsculas. Sin faltas de ortografia, en su propia lengua, desde la palabra.

http://www.goear.com/listen/9da25ad/la-politica-en-minusculas-carles-lopez-cerezuela

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com