Aciertos y errores del 15M

Con la conflictualización en clave de violencia de esta mañana estamos llegando ya a los capítulos finales de una narración cuyo narrador omnisciente ha sido siempre el poder mediático. El movimiento ha luchado noblemente por tener su propio discurso pero los media saben perfectamente hacer su trabajo. Los medios de izquierda auparon el movimiento intentando llevar a las casas una "revolución". La grandilocuencia de las expresiones resultaba fáiclmente reconocible en los índices de audiencia. Quizá bienintencionados condujeron el movimiento eliminando los primeros obstáculos (no son sólo jóvenes, no son antisistema, no son antidemocráticos). Todos los días desmentían antes de ser mentados gracias la izquierda mediática. Los medios de derecha tardaron en reaccionar sabiendo que cualquier movimiento antipoder desgasta más a quien está en el poder. Así, Francisco Camps pasó una amable segunda semana de campaña donde nadie se acordó de él ni de sus trajes. La contraprogramación fue perfecta aunque eso sí, parece que hubo un cierto benefició para los minoritarios. Quiero pensar que fue el caso de Compromís por ejemplo. El poder mediático necesita un umbral de sensaciones cada vez superior donde la alarma es un factor básico y el 15M no se la podía proporcionar más allá de cuatro semanas sin violencia. Estableció un telón lento contra el que los "indignados" supieron luchar antes de que llegaran los arribistas.
Ya podemos evaluar algunos aciertos y errores del movimiento. Entre los errores estratégicos de bulto ha sido su improvisación estratégica. El enorme éxito de la manifestación del 15M en toda España cedió el paso a una acampada. El modelo era muy diferente. Frente a un modelo de demostración puntual masiva ahora se exigía una hipermovilización de minorias ya que no todo el mundo puede estar acampado todo el día. Hay quien trabaja y estudia. La acampada se nutrió conceptualmente de la manifestación que estaba más o menos sólidamente basada en algunos manifiestos que trataban los problemas más básicos que ha denunciado ATTAC con mejor suerte intelectual y peor suerte mediática.
La acampada era una mutación de la manifestación y crecía entre la informalidad y la improvisación con un sistema de franquicia asamblearia de dificil definición. En todas las asambleas de España se trataba una agenda temática semejante. Así las asambleas podían contradecirse entre ellas y consigo mismas en el tiempo y empezar a plantear más cosas. Las asambleas encriptaban sus liderazgos cuando resulta obvio que cualquier grupo humano se estratifica para funcionar. Sin embargo, esto tenía un aspecto muy positivo, la horizontalidad y humildad del movimiento.
La resistencia pacífica o desobediencia civil contuvo durante un tiempo la indignación. Pero la indignación tiene grados y como su propio nombre indica genera actitudes que van más allá de los límites de la calma. Los liderazgos de un movimiento informal mutado desde la manifestación a la acampada van cambiando. El sistema de supervivencia y gestión del grupo ya se basa no en la autoridad sino en la resistencia. Y siempre resisten los más duros y no los más inteligentes. El deslizamiento hacia posiciones más extremas era inevitable y la creación de un Know-how también. De esta manera la proximidad física y la interlocución directa parecen ahora el único método de manifestar firmeza ideológica. Lejos quedan las huelgas o las manifestaciones alejadas de los antagonistas que han sido el método tradicional en este pais. Y así se entiende que alguien vaya a increpar a Gallardón mientras pasea el perro. Y de la crítica al bipartidismo se pasa a la crítica al partidismo con la botella de agua sobre Cayo Lara que coordina una fuerza política que coincide en un 90% con los planteamientos de los "indignados".
El movimiento debería haber acudido antes a la sostenibilidad (eliminando las acampadas el día de las elecciones) y derivando hacia pocos actos de convocatoria pero muy poblados. De esta manera existe la posibilidad de concentrar esfuerzos y conceptos que es la única manera de conseguir algo hoy en día. Por ejemplo recoger firmas para un referéndum para la reforma de la ley electoral. Es el primer paso indispensable para resolver algo, la representatividad proporcional de los electores.
De otra manera, la marca queda a disposición de cualquiera que coja la bandera y la lleve al viento. Y esas banderas, nunca llegan a lucir bonitas.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com