Victor

Victor nació con una enfermedad rara. Nació indefenso. Una mutación de su ADN le hizo nacer sin defensas. Un caso entre cien mil le han dicho a sus padres. Un día empezó a encontrarse mal. Muy mal. Y ya no dejó de ir nunca al hospital. No tiene ni dos añitos y ha pasado la mayor parte de su vida allí. En  un hospital público.
Por suerte, el donante de médula estaba cerca. Su hermana era donante compatible. Una hermanita de seis añitos que tranquilamente asumió el deber de salvar a su hermano.
Desde que nació Victor su madre está de baja. Ahora los médicos de la seguridad social pública prescriben una baja para hacer frente a situaciones sobrevenidas de extrema gravedad. Como esta.
Victor lleva luchando desde que nació por sobrevivir. En las fotos siempre salé sonriendo excepto cuando el transplante le produce un rechazo. Entonces se queda muy débil y vuelve a estar indefenso.
Su madre tiene que reincoporarse al trabajo ya. La baja por este motivo no se puede prolongar. Por suerte trabaja en una empresa donde un pacto de conciliación le permitirá cogerse una reducción de jornada. En condiciones normales, al ser una empresa grande, se la ubicará en un puesto donde pueda hacer frente a lo imprevisible. Porque Victor en cualquier momento ..... puede tener que necesitar ayuda otra vez.
Pero él sigue luchando. Lucha por sobrevivir.

La semana pasada leí algunos artículos sobre la insostenibilidad del sistema sanitario público. Había sesudas argumentaciones casi todas dedicadas a la privatización de todo o parte del sistema sanitario español.
El lunes escuché a un portavoz del 15M decir que harían  una huelga "por supuesto" sin sindicatos.
Durante el 29S escuché atentamente argumentaciones diciendo que el sindicalismo es anacrónico.
Y cada día escucho conversaciones de personas sanas y fuertes que piensan que siempre seran sanas y fuertes. Ellos, ellas y todas las personas que tienen cerca.

El tratamiento de Victor está costando mucho dinero. Tiene la suerte de que el Hospital de la Fé es el mejor en este tipo de tratamientos. Pero cuesta tanto dinero que su familia no podria pagarlo. Y yo estoy orgulloso de que su tratamiento se pague con el dinero de mis impuestos. Yde que su madre podrá acogerse a medidas de conciliación pactadas laboralmente por sindicatos y empresa porque en su empresa el 90% de la plantilla está afilada.

Tengan cuidado. Estamos creando una sociedad hobbesiana donde el hombre es  un lobo para el hombre. Pensamos que siempre seremos jóvenes, sanos y fuertes sin recordar que la vida es muy larga y en el camino hay de todo.
Estamos creando una sociedad en la que cada uno piensa en sí mismo en el momento presente. No piensa en los demás ni tampoco en sí mismo en el pasado o en el futuro. Una sociedad de trapecistas. Y el problema ya no es que la red se vaya rompiendo y tenga agujeros.  El problema es que nos queremos cargar a los que la arreglan.

Y de toda esta historia, de quien más se aprende es de Victor de su lucha por seguir vivo, con la ayuda de todos pero con la convicción de seguir sonriendo en cada foto que le hace su madre.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com