Comienza la partida política en Sagunto

Los electores han repartido las piezas de la partida de ajedrez político que es cada legislatura. Ahora cada partido con las fichas que ha recibido debe hacer los movimientos más inteligentes y cometer los erorres más torpes que configuraran sus resultados próximos. Pero lo fundamental es que el tablero (la ciudad) mejore. Y la verdad es que lo tiene dificil. 
El escenario político es complejo. Los ayuntamientos en general y el del Sagunto en particular arrastran un deficit de financiación que requiere un pacto supramunicipal. Durante muchos años lo hemos arreglado vendiendo y recalificando terreno. Pero la gallina de los huevos dorados -que no de oro- se acabó. 
En nuestro municipio los gobiernos minoritarios se han demostrado mucho más irresponsables en el gasto que los gobiernos mayoritarios. Y los gobiernos de un solo partido se han demostrado mucho más irresponsables que los pactados. Así pues, con un gobierno en minoria del PP no esperemos un derroche de responsabilidad y austeridad que es lo que necesitamos hace años, no ahora. 
El PP gobernará en minoria porque ahora mismo no hay otra opción. Básicamente porque el PP se ha ganando y se merece la soledad mientras la humildad le va corroyendo la soberbia imperante en ese partido. Lejos quedaron los tiempos del diálogo de aquel PP del tridente Borrás, Adán y Castelló. Pero es más, la interacción de cada legislatura sienta las reglas del juego y la manera en que se pueden mover las fichas. Y en la anterior legislatura y en la anterior de la anterior se sentaron exclusiones absurdas que nos perjudican a usted y a mi como ciudadanos. 
El PP y el PSOE no pueden pactar por decreto ley de Ferraz y Genova. Da igual si coinciden en el 90% de sus planteamientos. No pueden. Bloc y SP no pueden pactar. Por mandamiento "religioso" en este caso. Esquerra Unida no puede pactar con nadie. Por tres razones: programa, programa, programa. Y ahora tampoco Bloc y SP pueden pactar con el PP porque ya nadie quiere ocupar la bisagra de una puerta que va a estar siempre cerrada. 
Los actores ideológicos del pueblo no pueden tener ya peor calidad. El PP con una cabeza en Las Cortes y un equipo de actores secundarios. El PSOE minimizado aunque en ejecución. Esperando en silencio cumplir su penitencia que le toque su turno en este absurdo bipartidismo nefasto que compartimos. Segregación Porteña vacía de contenido, sin su objetivo máximo -la segregación- y sin objetivos óptimos -no habrá inversiones que atraer hacia el Puerto-. Si un codigo postal y un prefijo telefónico no lo impiden se irá diluyendo entre la nada. El Bloc hace años que mantiene una lucha extraña entre la tirania de su "nuevo electorado" y sus convicciones fundacionales. Y así se convierte en un partido elástico que sirve como continente para demasiadas cosas contradictorias entre sí. El éxito es así, no lo he inventado yo. Seria bueno que el vector de poder territorial fuera desapareciendo y el vector ideológico fuera predominante a la hora de votar en esta ciudad. Así sabríamos la dimensión exacta de cada uno. Izquierda Unida ya se sabe, ellos están para dar testimonio y poca cosa más. Son el altavoz del pitufo gruñón de la aldea. En ese espacio pronto podría surgir Iniciativa, el compañero actual del Bloc en la coalició Compromís, que no tiene implantación aquí pero tras el resultado electoral podría tenerlo ante la dispersión del Bloc  hacia otras agendas temáticas. 
Y el último actor ideológico que me gustaría analizar son los indignados. El nuevo lobby político cuyo comportamiento es bipolar e imprevisible. Sin propuestas concretas ni composición estable. Apasionante para estudiar y observar pero una incógnita absoluta en su comportamiento que va desde el maravilloso arte de evitar deshaucios hasta el desagradable espectáculo de impedir que el Alcalde se mueva con libertad por su propio pueblo. 
Peón cuatro rey. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com