De la indignación a la perplejidad

Mi indignación empezó cuando vi salir con aquellas cajas a los empleados de Lehman Brothers en la tele. Aquel día se iluminó la mesa del casino de la economia y las cartas del poquer financiero que se estaba jugando. Pensé que todos reflexionaríamos sobre un camino tan equivocado. Sarkozy y Obama hicieron el amago de darme razones para creer en una revisión del capitalismo de monopoly al que estamos jugando. Un espejismo de conceptos pasados de moda.

Cuando me propusieron presentarme a las elecciones sindicales hace ocho años pensé que era una excelente oportunidad de sacudir la conciencia de la empresa desde dentro. De generar un marco de relaciones laborales cada vez mejor y más consistente. Pero en el fondo lo que pensaba era en echar una mano a hacer un mundo un poco más equlibrado y justo. Dos palabras pasadas de moda. 

Cuando me afilié al partido político al que pertenezco estaba acabando la carrera de Derecho. Hace 16 añitos la asignatura de Filosofia del Derecho forjó en mi una especie de obligación de interactuar en valores con el resto de la sociedad para genera un mundo más humano y más solidario. Dos palabras pasadas de moda. 

Llevo subido en una montaña rusa ideológica desde que empezó la crisis. Hay mucha gente que lleva siendo del 15M antes que existiera el 15M. Eliminar el bagaje, la experiencia, los procedimientos, la organización, la construcción intelectual de partidos y sindicatos es un lujo que ahora no nos podemos permitir. Habrá que reformular mil cosas. Mil cosas que dentro de los partidos y de los sindicatos hay gente que explica y repite. Pero reformular incluye subsistir y compartir. Se puede ser asindical y apolítico pero si se cambia la a por el anti a mi me encontraran justo enfrente y con mirada desafiante. 

Y en eso que Convergència i Unió pacta con el Partido Popular. El que destrozó el Estatut. Y en eso me paso por una audiencia pública de Bloc-Compromís en el que escucho argumentos surgidos de debates de tertulias de extrema derecha. Y en eso que escucho a un miembro del 15M pidiendo una huelga general sin sindicatos. Y en eso que leo que Izquierda Unida permite gobernar al PP en Extremadura pudiendo entrar a gobernar y tomar las decisiones. Y levanto la vista y veo a Camps hablando de austeridad. 

Y ya no sé si estoy indignado o perplejo. Solo entiendo que ya no entiendo nada. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com