Lo mejor del verano

En verano en los anuncios de la tele todo el mundo parece divertirse aunque su diversión dure solamente treinta segundos. En verano la indignación cede a un punto de resignación y las causas perdidas acaban por ganarse para que podamos vivir las vacaciones a 120 kilómetros por hora y recuperar el imperio del humo en las terrazas. En verano las sorpresas tienen nombre de ola como la de la tasa de reciclaje que a traición nos piensan cobrar en una de esas decisiones que nos son tomadas en nuestro letargo democrático. Parece que tenía razón Fuster que la  política como el sexo o lo haces o te lo acabaran por hacer.
Este verano los griegos se han empeñado en reinventar la democracia a base de reventar la actual forzando los límites de su economia hasta llegar a los topes de su dignidad. Con la intensidad y la fuerza de quien tras perderlo casi todo solamente tiene la posibilidad de ganar algo. El calor atrae a los buitres del raiting sobre las presas maltrechas.  Empresas que nacieron para dosificar la confianza que no son de fiar.
En verano siempre hay obras. Ayer se abrió la Avenida del Mediterraneo. A mi todo me parece metafórico desde que me convertí a la religión de Coelho. Abrir el Mediterraneo a mitad de mes de julio no está mal. Por fin abrimos nuestro parque de atracciones para que algún turista despistado venga a preguntar a qué hora es el próximo amanecer para ver salir el sol por el mar. Será mañana amigo. Solamente tenemos una al día. No hay turnos. De este verano recordaré siempre a un superviviente.  El último quiosco con forma de quiosco sobrevivió a la remodelación de la alameda y aunque ya no es un quiosco sigue teniendo forma y espíritú de quiosco. Cuidenlo como se merece. Nos mira un poco asustado pensando que cualquier día un Plan con alguna letra puede acabar con él.
En verano todo se dilata para hacerse más pequeño. Las intromisiones en la vida privada de News of the World son errores menores mientras cualquier mínimo dato deviene una catarata de primas de riesgo.
Pero sin duda, lo mejor del verano es que un chico que perdió las piernas en un accidente de playa quizá el verano que viene podrá notar la arena y el mar en sus pies. Paseando por cualquier parte. Un lujo al alcance de tantas personas que no saben apreciarlo.
Pasen buen fin de semana...

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com