Madrid tras la cortina

He estado un par de días en Madrid y ella me ha dejado ver tras la cortina. Estuve otras veces pero la ciudad siempre fue secundaria, escondida siempre. A veces tras una cortina de deseo, otras veces tras un telón de ideología. Siempre bajo las sábanas de la pasión. Siempre hubo ojos más bonitos que los de la ciudad. Ojos que ahorrar para el futuro. Madrid siempre fue para mi un gran teatro donde se representaban comedias y tragedias que impedían mirar más allá del escenario. A veces era posible mirar hacia el patio de butacas para identificarte con alguno de los asistentes. Pero siempre fue un escenario de amor imposible, de huida furtiva. Un cápsula del tiempo donde lo importante dejaba de ser la capsula y pasaba a ser el tiempo. Así que por primera vez la miré a los ojos a ella. A la ciudad.
Y bajo la sombra de la grandilocuencia aparecía un Sol indignado con la solemnidad. Escondido tras edificios de demasiadas plantas aparecían templos egipcios adorados por miles de seguidores paganos a la búsqueda del Dios de la calle. Esta vez la miré a los ojos y me encontré expulsado del casino de Torrelodones. Por fin miré tras la cortina y pude ver Madrid de la common people, que es capaz de distinguir entre raciones y tapas. Donde es posible conocer a desconocidos. Una ciudad que escondía tras la cortina rios y rosas. Bajé a las catacumbas de la indignación donde todavía algunos conversos luchan para poder escoger su derrota. Por fin abandoné Kansas y llegué a Oz por caminos de flores siguiendo a Dorothy. Ella me mostró otros leones, algún espantapájaros inteligente y que los hombres de hojalata relucen menos por la noche. 
Tras la cortina de Madrid descubrí que la provocación es mi vocación. Cenar se elevó a un nuevo concepto. Y escuchar no fue antónimo de hablar. Conversar se pareció mucho a versar. Descubrí que las guías del viajero se esconden bajo un montón de libros viejos, tapadas por las guías turísticas. 
Esta vez la vi. Tras una cortina rojigualda. Llevaba pitillos ajustados. Era Lady Madrid. Ya te entiendo Ismael. por qué tú siempre vuelves a Madrid. 

Viatges a l'horror: El Valle de los caidos

Des que era ben menut he tingut una certa curiositat filofeixista. Que ningú s'enganye, em semblen ideologies odioses però em pregunte com sent tan poc el·laborades i tan perilloses han trobat tant de ressó al llarg de la història. Crec que una de les parts més importants dels moviments feixistes ha sigut la comunicació. I és la part que  més m'interessa. Per això he començat un conjunt de viatges a l'horror. El primer i el més senzill era el Valle de los Caidos.
La veritat és que m'ha decebut. El Valle és una construcció buida i sense pes emocional. Només participa d'algunes elements del feixisme comunicatiu arquitectònic clàssic. L'alçada de les seues parts per convertir en insignificant a l'individu i aconseguir integrar-lo dins de la massa en  un espai obert frontal.
La distribució en forma d'altar recorda un dels majors errors del feixisme espanyol històric i actual, la seua vinculació amb el catolicisme. Si la ultradreta vol ser alguna cosa a Espanya s'haurà de desfer de la motxilla del catolicisme.
L'austeritat de la construcció fa l'efecte d'un pis buit i sense vida. No hi ha elements estructurals com ara estàtues. Els elements decoratius de bona grandària també fan de redimensionador de l'individu que en comparar-se amb formes humanes tan grans accepta la superioritat d'uns homes sobre uns altres amb més facilitat. A l'exterior no hi ha cap i a l'interior l'efecte hipnòtic habitual de llum + silenci + olor suavitza les formes dels guerrers de la fe.
L'espai assimètric de les dues ales no rodeja la massa generant per tant una sensació de certa llibertat i dificultat d'opressió. Em sembla un error arquitectònic si es volia impressionar.
L'espai interior és també decebedor tot i que té més càrrega simbólica. La barreja entre les armes i la fe, la lluita catòlica, la vigilància impenitent és el motiu més habitual dins. Els soldats de la fé intenten impressionar des de l'entrada mentre àngels sense cara intenten generar la sensació de vigilància des de l'anonimat que tot règim feixista practica.
La bòveda és probablemente l'espai més interessant des del punt de vista comunicatiu ja que fa sensació de moviment i acompanya l'observador.
Crida l'atenció l'austeritat de l'espai, tan apenes dos escuts amb dues àguiles imperials que s'integren perfectament en la preciosa gama de grisos de la pedra amb la qual s'ha fet tot l'entorn.
La reconversió de l'espai serà senzilla perquè no té pes emocional com a edifici. Sense oblidar evidentment els horrors que es van practicar allí i que han d'ocupar un segment important de la seua comunicació futura com a edifici. El trasllat de les tumbes de José Antonio y Franco és imprescindible per qüestions de memòria històrica i amb això i el canvi de nom poca cosa més perquè la construcció no parla. No diu pràcticament res.

Intereconomia es un canal temático.

Intereconomia es casi la única novedad relevante que nos ha traido la TDT. Son, sin lugar a dudas, quienes mejor han entendido la fragmentación de audiencias que produce la interaccción entre la amplitud de canales y la amenaza de Internet para la televisión. Su método es sencillo: concebir sus concesiones de TDT como un canal temático.
A primera vista alguien podria entender que Intereconomia es un canal generalista en contenidos. Es un error. De la misma manera que existen canales de viajes, de caza, de culebrones, existe un canal de fachas. Escogen un público target muy concreto, movilizado y leal: la extrema derecha. Un tipo de persona que persigue con facultades autoexculpatorias la responsabilidad de todo lo que ocurre en el gobierno de  Zapatero. El hipotético futuro gobierno de Rajoy será todo un reto para sus programadores y presentadores.
Escogido el nicho de mercado se le proporciona un producto específico al menor coste posible. Intereconomia ha interpretado perfectamente el concepto de "televisión low cost". La mayor parte de su programación son bustos hablando entre sí creando un coro de opininones coincidentes sin disidencia posible. Esto genera una "comunión" con la audiencia que ve embravecido su aislamiento y salida del armario ideológico.
Pero no olvidemos que ese modelo televisivo bajo cualquier análisis es de baja calidad. No existe nada más fácil y más barato de hacer en televisión que un debate. Lo dificil es hacer programas creativos, editados, buscados, exteriores. Un debate se soluciona con muy pocos recursos. Pero es muy efectivo con la audiencia de extrema derecha que hace del cabreo una forma de vida.
Estirar de ese hilo resulta fácil. Se emiten vídeos y noticias que gusten al público target donde se establece una relación de reciprocidad y lealtad absoluta. Mientras ese mismo producto gestiona la notoriedad porque el resto de medios los critican.
La extrema derecha mediática para cohesionarse -como cualquier otra derecha- requiere una amenaza externa. Así los programadores buscan notoriedad y enfrentamientos, provocaciones en los que la Sexta ha querido entrar también por intereses ideológicos de nicho de mercado.
Las columnas del negocio estan montadas. Eso sí, esta lección de "business as usual" no se aleja mucho de News of The World. Si en el caso británico lo amenazado fue la intimidad de las personas, en el caso de Intereconomia -con su modelo importado de la Fox en Estados Unidos- el problema ideológico es de primera magnitud porque para generar negocio incitan al odio, cuestionan todas las estructuras democráticas, magnifican las diferencias, disputan la convivencia y eso es casi como ir llenando una habitación de pólvora. Ya solamente falta quien encienda la mecha.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com