La luz de Cracovia

Tras un par de semanas en que el radioblog se transformó en un "Cuentos para pensar" hoy volvemos al formato habitual. Les confesaré que esas dos semanas he estado de viaje por tierras de Irlanda y Polonia. Viajar es un aprendizaje básico. Cosas que en otros lugares son completamente evidentes en el nuestro quedan completamente tapadas. De Cracovia -una ciudad que les recomiendo visitar- llama la atención su luz. La ciudad está perfectamente iluminada para resultar atractiva por la noche. Como si por la noche se vistiera de gala para seducirle. Y la seducción incluye algo tenue, no excesivo, quizá austero. Algo elegante, sin miedo a la oscuridad, sabiendo que la noche es noche, no algo tenebroso sino algo recogido. Cracovia sabe eso y se muestra al mundo así. Lejos de lo conceptual, España, Valencia, Sagunto y el Puerto han elegido otro modelo de iluminación que parte del odio a la noche y pretende convertirlo en un día artificial. Por eso odio esa farola que invade mi habitación nada más encenderse y me obliga a cerrar las persianas para poder dormir. La noche es noche. Es oscura. Siempre fue así.
Nada más llegar me encontré con la Venganza de Texas y un montón de dirigente desbocados con la motosierra en mano recortando todo lo imprescindible. Los mercados son voraces y siguen pidiendo garantias de solvencia. Pronto seremos un país financiado sin nada que financiar.
Surge una amplia corriente de opinión con estudios y planificaciones sobre la manera de optimizar la gestión de las administraciones públicas. En ese ámbito parece que se han descubierto duplicidades. Ahora solamente nos falta saber cual de las dos duplicidades es la que se elimina en un estado multinivel. ¿Más cerca del ciudadano o más cerca del gobernante? De  momento parece ser que en España hay demasiados municipios así que puede que la principal medida de austeridad adoptada por este municipio sea permanecer unido. ¿Se imaginan un proceso de segregación abierto ahora mismo?
Yo seré más valiente que el torero espontaneo Allessio Rastani. No solo les diré que hay mucha gente ganando mucho dinero con la crisis y su sufrimiento. Les diré que eso ya pasaba antes y que pasará en el futuro. Y que el problema es que en la sociedad más informada y mejor comunicada de la historia no seamos capaces de ir a por ellos y que dejen de reirse en nuestra cara.
Y por cierto, ya es oficial. A partir de ahora se cobrará por escuchar la radio en casa. La única manera de no pagar es sintonizar Onda Cero Sagunto con los ojos vendados vestido o vestida de primera comunión y bailando la macarena.

Ténganlo en cuenta. Vivir en una sociedad tan alarmada empieza a ser alarmante.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com