Espartanos y Atenienses

Casi todo lo que pensamos nació en Grecia. A mi me gusta especialmente una frase: No hay nada más práctico que una buena teoria. Es de Artstoteles. No sé cómo acabará el tema del referendum pero tengo claro que Europa ya vive secuestrada bajo el Zeus de los mercados, violada y saqueada reina del nuevo orden neoliberal donde los acreedores son el Olimpo de los Dioses. Sarkosy y Merkel se han quitado las máscaras y situan el resto de actores en pápeles secundarios. En una nueva versión del complejo de Edipo donde Francia acaba enamorada de alemania mientras el narcisismo inglés sigue mirándose en el rio enamorado de sí mismo. Ahí andamos los europeos del sur endeudados por nuestros dirigentes capitanes moros que diuen que ho paguen tot i després no paguen res.
Los griegos inventaron una democracia limitada como la de ahora. No puede ser que tanto tiempo después no seamos capaces de reinventarla llena de amores platónicos y virtudes aristotélicas. Preocupados como andamos por proteger los intereses de los acreedores acabamos por separar las deudas de los deudores.
El concepto de deuda odiosa fue creado para proteger a los pueblos de sus dirigentes. Se ha aplicado varias ya veces. Se trata de una deuda contraida a espaldas del pueblo sin su beneficio y con el conocimiento de los acreedores de ambas circunstancias. Deuda a la valenciana podríamos decir. Deuda odiosa resulta casi poesia para los oidos, como ruido de volcanes islandeses que llevan al juzgado a sus dirigentes.

Grecia es hoy la caverna en la que los muñecos proyectados por el fuego aparecen en nuestros televisores haciendonos creer que lo que siempre nos han enseñado sigue siendo mentira. Siguen con sus antorchas mientras nos amordazan y no nos dejan girarnos para comprobar que son ellos los que mueven los hilos.

Salgan a la calle y compitan en los nuevos Juego Olímpicos donde lo importante será participar y no competir. Hagan maratones de pensamiento. Carreras de obstáculos críticos. Levante el peso del bipartidismo. Salten la altura de la propaganda. Disparen flechas de ideas corrosivas. Tapen el asfalto de las calles pidiendo a gritos sus derechos. Luchen por el oro de su sanidad, la plata de su educación y el bronce de su jubilación.

Necesitamos sabios atenienses que elaboren modelos alternativos en los programas electorales. Necesitamos votar con intensidad y con fuerza en estas elecciones pero esta vez no será suficiente. Si la propuesta ateniense de más calidad democrática no se abre camino ante la comodidad de los senadores y ante la invasión persa de los mercaderes de esclavitud. Lo único que nos queda es marchar por nuestras tierras, por nuestras familias y por nuestra libertad.
Espartanos ¿Cual es vuestro oficio? Augh, Augh, Augh
Lo ves amigo. He traido más soldados que tu.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com