Las mentiras del resultado electoral.

Usted quizá se levantó el lunes pensando que vivía en un país diferente al del viernes. Quizá pensó que el color azul era el imperante en las vidas de sus vecinos. Y eso es porque el domingo por la noche a usted le pusieron unas gafas nuevas para que vea las cosas como las cúpulas del poder del bipartidismo quieren. El resultado electoral miente.
La Constitución habla del principio de igualdad entre los españoles mientras instaura un sistema electoral desigual. El sistema electoral de circunscripción provincial y ley de Hondt está pensado -como casi todo en este país- para la transición. La atomización de partidos políticos requería un drenaje mayoritario. Quizá  fuera así. No lo discuto. Pero ahora el sistema es perverso y ha convertido las reglas en la propia trampa.
No somos iguales. Si usted tiene una ideologia bipartidista tiene cinco veces más posibilidades de conseguir representación que si no la tiene. Es más, si usted es de izquierdas -queda fuera de este concepto el PSOE- tiene tres veces menos posibilidades de ver su voto representado en el Congreso que si su ideologia es de derechas. El sistema está pensado para el blanco y negro en un país lleno de colores. Y la suerte que tenemos es que el electorado es testarudo y sigue votando lo que le da la gana a pesar de que el espejo electoral lo deforme.
El PP apenas ha ganado 400.000 votos en toda España. Una miseria para la que está cayendo. El PSOE ha perdido 5 millones de votos. Ambas cosas han quedado diluidas. El PSOE no ha bajado de cien escaños como se merecía y el PP obtiene mayoría absoluta como no se merecía. Y mientras tanto para conseguir un escaño Izquierda Unida y Compromís necesitas el doble de votos que el PSOE o el PP. Los minoritarios son minoritarios porque el sistema es perverso.
Las soluciones pasan por el cambio de la ley elecotoral o por un simple cambio de circunscripción, bien autonómica o bien estatal. Pero eso no pasará porque el bipartidismo es cómodo. Ahora simplemente el PSOE esperará a que el PP se estrelle durante el peor periodo de la crisis económica. Ellos no cambiaran nada porque ya les va bien así. Pero al pais no le va bien así y a la gente menos todavía.
Hace tiempo que insisto en la crisis de legitimidad de los representantes políticos. Es difícil sentirse representado en un parlamento nacido de reglas-trampa. La única manera de resolver esto es mediante reformas legislativas constituyentes. Necesitamos una segunda transición democrática para salir de esta democracia de baja calidad. Necesitamos mecanismos de participación más directos y de representatividad igualitaria y proporcional. La lucha por el cambio real empezó el lunes. Nos vemos en las calles. Nos vimos en las urnas y no sirvió de mucho.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com