Cuento de Navidad

El Señor Scrooge siempre fue partidario de pagar menos impuestos. Todo lo público le molestaba por su ineficiencia. Pensó que el dinero era libre y libremente debía moverse. El Señor Scrooge tenía terrenos, , muchos terrenos así que hacía pompas de jabón con los billetes. Con todo el dinero que tenía se compró 71 coches y contrató a 71 conductores a pesar de que vivía solo. Jugaba a la loteria cada año y cada año le tocaba. Siempre vestía con trajes caros hechos por un sastre con nombre de torero.  Era, sin duda, un hombre muy afortundado. Un día mientras estaba en su despacho de la diputación se quedó dormido y tuvo una pesadilla. En sus sueños un fantasma se acercaba a él y le decía: Soy el fantasma de la navidad del pasado. Vengo a enseñarte como fueron tus navidades del pasado. Ambos empezaron a volar en el tiempo y pararon en la ventana de un restaurante. Allí hablaba animadamente un promotor, un concejal de urbanismo y dos traductoras rumanas que hacían entenderse mucho mejor a los dos españoles. Pidieron un buen champán porque no querían pedir cava catalan. Era la época del boicot. Se oían risas, abrazos y besos. El concejal hablaba de auditorios y aeropuertos. El promotor hablaba de coches, casas, joyas y perfumes. El fantasma del pasado se despidió de Mr Srooge. 

Al llegar de nuevo a su despacho se le apareció el fantasma de la navidad del presente. Le llevó a un piso donde convivían varias mujeres. Allí vivia su empleada de hogar. Ella llegó hace unos años desde otro país muy lejos. Allí dejó a su familia. Aquí nacieron sus tres hijos. Iba enlazando unos trabajos con otros. Sobrevivía. Parecía haber encontrado un sitio donde ser feliz. Ella estaba cenando. Había cajas por todas partes en aquella casa. Preguntó Mr Scrooge por las cajas. El fantasma de la Navidad Presente le explicó que se tenia que marchar de aquella casa el día 31 de diciembre. Se muda a otra casa? Preguntó Mr Scrooge. No -contestó el fantasma de la Navidad Presente- Se va a la calle. Es un piso de acogida de Morvedre Acoge. Ya no tienen dinero para mantenerlo. La  Generalitat  Valenciana les debe 23.000 euros. 
El fantasma de la Presente desapareció. Cuando Mr Scrooge se giró estaba de nuevo en su despacho de la calle Mercados. 
Pero en la ventana pronto apareció una luz. Era el fantasma de la Navidad del futuro. Mr Scrooge estaba ya un poco cansado de tanto espíritu navideño y le dijo que si venia a contarle historias de miedo antisistema que se ahorrara la charla. Pero el fantasma de la navidad del futuro le llevó a una ciudad extraña que le recordaba  a la suya pero no sabría reconoerla. Le dieron una mascarilla y una botella de oxigeno. Cada litro de oxigeno costaba 1,33 euros. Pasó por un colegio y vio la taquilla. Entrada de un dia: 10 euros, Pase especial de la semana: 40 euros. Se paró a mirar los escaparates de un hospital donde ponía: Rebajas, operación de cataratas 2 ojos al precio de uno. Pero sin duda lo que más le impactó fue aquella pantalla de televisión de 64 pulgadas en la que ponían "Que bello es vivir" en 3D. Podías escoger los subtítulos. 


copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com