De La diligencia a Por un puñado de trajes

Miguel Montes tiene 61 años. Lleva desde los veintiseis en la carcel por varios intentos de fuga y delitos de robo con violencia o intimidación. La primera vez que entró en prisión lo hizo con 16 años y a los 26 años ya se quedó definitivamente allí. Lleva en prisión desde el año 1976. Trataré de situarles en la época. Era la transición democrática pero además España seguía siendo un pais lejano a Europa, separado por mucho más que los pirineos. No sé si recuerdan aquellas peliculas de los ochenta del Torete sobre aquellas abundantes bolsas de marginación creadas por la inmigración interna y la falta de recursos. En términos criminológicos Miguel Montes es una metáfora bien medida de aquella época. Lleva toda su vida en la cárcel pero no ha cometido nunca un delito de sangre. El Gobierno tiene previsto indultarlo hoy.

Alfredo Saez es consejero delegado del Banco de Santander. Fue condenado por el Tribunal Supremo por presentar una denuncia falsa como manera de coaccionar a dos empresarios para cobrar una deuda del Banco. A los pocos meses, en el último consejo de ministros de un gobierno en funciones fue indultado.

Maria Dolores Amoros era Directora General de la CAM. La entidad presentó en el momento de ser intervenida un agujero de cinco mil millones. Tras la absorción por el Sabadell la cifra parece rondar los 17 mil millones. La mayor parte seran asumidos por el Fondo de Rescate Bancario. Una entidad creada por el estado con dinero público. Con nuestro dinero. Con el que pagamos usted y yo. Al entrar a la entidad se puso un sueldo de 600.000 euros. Y ya que estaba se puso una pensión vitalicia de 370.000 euros. Al ser intervenida decidió apuntarse al paro para cobrar el subsidio.

Cuatro ejecutivos de Caixa Penedés se aseguraron un plan de pensiones de 20 millones de euros. Su entidad recibió ayudas del FROB por 915 millones.

De pequeño recuerdo perfectamente que los sábados después de los dibujos hacían siempre una pelicula. Empezaba a las cuatro. A mi iaio Paco le gustaban mucho los comics de vaqueros. Aquel día hacían La diligencia. Recuerdo bien aquella escena casi al final cuando el sheriff se dispone a entregar a Ringo pero a las autoridades el que les interesa es el banquero que aprovechando que el telégrafo está cortado había huido con los fondos de su banco.


Pero no les quiero dejar con mal sabor del boca. Amiguitos del alma, que pasen ustedes un buen fin de semana. Les quiero un huevo pero no se preocupen que no me deben nada. Espero que nos veamos pronto para hablar de lo nuestro. Me gustaría poder enviarles un detallito pero tendrán que conformarse con trajes de nostalgia pegados a John Wayne. Aquel sheriff que en el salvaje oeste cumplía con su deber.


copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com