La República de la Magía

Queridos Reyes Magos:

Me gustaría que me regalaráis un gobierno teledirigido con tracción en alguna rueda y faros anticrisis. Acordaros de las pilas que luego a mitad de legislatura ya no rula y hay que convocar elecciones anticipadas.
También en casa de mis iaios he pedido un juego de arquitectura para reconstruir un poco la magía de la capacidad de la gente para cambiar las cosas. Acordaros que es de madera reciclable que he visto que Santa Claus le ha traido a mis amigos uno de plástico y han acabado haciendo PAIS otra vez.
En casa de mis tios quiero un Monopoly de comercio justo donde la casilla de la cárcel exista para los que se saltan las reglas y no para los que se caigan allí por culpa del azar. Un Monopoly donde la calle más cara sea la Plaza del 15M, donde se puedan comprar tiendas de campaña y hoteles ocupados.
Recordaros también que desde hace casi treinta años me falta el tomo número 3 de Famosas Novelas. Es el que tiene las novelas "Un yanki en la corte de los mercados" "Viaje al centro de la Crisis" y "Tasa Robin Hood"
Para el colegio necesito también una calculadora científica porque no me salen los cálculos de la deuda pública, la privada, la empresarial y los recortes. A mi no me salen igual las divisiones que al gobierno. O yo divido por más y con porcentajes o estamos pagando justos por pecadores.
Y quiero que me traigáis el caballo del Geyperman Sindicalista para ver si conseguimos retomar la épica de lo cotidiano, la audacia de la transgresión, el galope de la emoción colectiva y el músculo de la gente común.
Como mi madre me ha dicho que estamos en época de recortes y que solamente me podéis traer una parte de lo que os pido pues acordaros de traerme la cabaña de indio. Un sitio donde esconderme cuando el mundo fuera se haga feo. Con su disfraz de indio para sobrevivir medianamente libre en este salvaje oeste liberal que hemos montado entre todos.
Y perdón, perdón... también un balón para distraerme de todo y creer en algo, saber en qué posición juego y soñar que dos piedras pueden ser una porteria, un descampado un gran estadio y un juego de niños una final de Champions. Ya que últimamente no sé de qué juego, los estadios se convierten en descampados y los que juegan la Champions parecen niños.
Y si al final pensáis que no me he portado suficientemente bien, pasaros por aquí de todas maneras, tomaremos gaseosa como hace años.. cuando me engañasteis para que la probara porque sino no había regalos y charlaremos sobre la República de la Magía para el año que viene. Si no sabéis de qué va.. preguntad a vuestros yernos.






copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com