Periodismo de administración, periodismo de rendición

La primera gran derrota del periodismo fue aceptar la acreditación. Aquello supuso aceptar la posibilidad de que la noticia fuera gestionada por los actores que el origen noticioso deseara e incluso los medios que mejor le vinieran. La noticia es un hecho público expuesto. Su gestión o canalización genera paredes invisibles que condicionan la visibilidad. Con la acreditación el origen noticioso domina los personajes de la obra aunque no domine el guión.
Fue la primera aceptación de la corrección política. Se disfrazó de eficacia comunicativa. Sin embargo, en la guerra de Irak ya se pudo visualizar la perversión del sistema. Aquella guerra se construyó fílmicamente y la existencia de periodistas independientes (no acreditados) lejos de la factoría donde se cocinaban las noticias generó tantas dudas que un tanque acabó por disparar contra el hotel Palestina. Construir un discurso "no acreditado" no parecía dar buenas credenciales.
Recientemente el Constitucional ha impedido el uso de cámaras ocultas en el periodismo de investigación por colisionar con el derecho a la propia imagen. El periodismo ha centrado demasiado su debate en el concepto de verdad compartida y punto de vista. Y ha olvidado el concepto de verdad oculta. Desvelar la verdad oculta es la materia más prima del periodista. Conseguir eso es conseguir demasiado. La limitación de la cámara oculta es un absurdo más de un mundo políticamente correcto donde la justicia y el Derecho desean reservar en sus cuartos oscuros la verdad. El periodismo no puede limitarse a administrar una verdad suministrada en dosis de nota de prensa. Eso es periodismo de administración, periodismo de rendición.
Así que con esos límites constitucionales -esta constitución necesita una reforma urgente- el periodismo debe continuar intentando desvelar la verdad oculta.
Cuando todo lobby trata de controlar su discurso y su interacción con el resto de discursos habrá que plantearse los líimites del respeto del off the record por ejemplo. Porque se ha demostrado que lo que dice Rajoy en voz baja acaba oyéndose a gritos en la calle.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com