Esos locos altitos

Pues esta semana nadie me la va a amargar con violentos encapuchados o violentos uniformados. Esta semana les aseguró que la acabaré muy feliz. Por diversos motivos pero muy feliz tras ver la manifestación de los estudiantes del miércoles. Tengo tantas cosas que contar que no me van a caber en el radioblog pero lo intentaré. Internet crea la posibilidad de que aquellos cuya vocación frustrada era ser periodista... vamos... como yo.. ahora tenemos la posibilidad de hacer lo que se llama periodismo ciudadano. El periodismo ciudadano se diferencia del profesional en que puede ser parcial (visión de parte), el profesional debe ser imparcial. Yo no creo ni en la verdad ni en la independencia pero creo en la veracidad y la neutralidad. Mantento una clara discrepancia con los periodistas profesionales en un ámbito importante. Tengo la sensación de que para los medios hay noticia donde hay conflicto. Y no hay noticia donde no lo hay. Vaya por delante que salvo en estos casos a los periodistas profesionales de proximidad (los locales) que siempre me han demostrado una gran proximidad y afecto hacia la convivencia. Mientras esta semana las portadas se llenaban de contenedores ardiendo yo les tengo que contar mi verdad. El miércoles los delegados sindicales estábamos convocados a una concentración contra la reforma laboral y por una Europa Social. Asístí como es mi obligación y mi devoción. Y gracias a eso tuve la suerte de asistir a una manifestación histórica. Miles, muchos miles.. tantos como jamás había visto de chavales y chavalas, jóvenes, estuddiantes con sus mochilas manifestándose por el centro de la capital, pasando por delante de su gobierno. He asistido a muchas manifestaciones y nunca había sentido tanta ilusión. Me he emocionado en otras pero la ilusión y la energía que transmitían era profundamente contagiosa. No encontré ninguna de esas siglas bajo las cuales necesitamos escondernos los adultos. No encontré logos, ni colores corporativos. Había pancartas hechas con sus manos, ataudes y tijeras que parecían ninots de falla y que habían hecho también ellos mismos, con eslogans inventados por ellos mismos. Todos diferentes. Todos creativos. Algunos y algunas cogieron los instrumentos musicales de sus bandas y se fueron allí a tocar Paquito el Chocolatero. Al llegar a casa me dí cuenta de que había gente que no había estado allí a la que le presentaban "incidentes violentos". Yo no vi nada de eso. Yo vi futuros fiscales luchando por la justicia, vi futuras médicas luchando por la salud, ví futuros educadores sociales luchando contra la desigualdad, vi futuros profesores luchando contra los recortes educativos. El miércoles fui a dos manifestaciones. Les recuerdo que todavía soy estudiante porque me faltan tres asignaturas para acabar mi segunda carrera. Y si esto sigue así...sugiero a los estudiantes.. que asuman el control de la situación y nos digan qué es lo que quieren hacer. Yo me voy detrás.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com