#Intifalla

La derechona está crecida. No hay más que repasar las portadas de los medios. Los ultracentristas se nos han venido arriba enviando una serie de perversos mensajes que acaban por calar si no se reflexiona con un poco de capacidad crítica sobre ellos. Uno de ellos es "la incomodidad". Parece ser que hay que encontrar maneras de reivindicar lo que uno quiera siempre que no incomode a los demás. Argumento perverso. La reivindicación es siempre una salida de la zona de confort psicológico. Es una alarma encendida. La reivindicación es por naturaleza incomodidad. Es necesario cortar una calle para generar una luz encendida a la reflexión. La incomodidad es la que hace nacer la pregunta del ¿por qué? ¿Por qué cortan la calle? De este tronco común de no romper la sociedad de la comodidad mientras se dinamita la sociedad del bienestar surgen diversas ramas. La variante valenciana son las fallas. Dicen algunos falleros que los actos falleros no son el lugar para hacer reinvidaciones de carácter político o ideológico Y algunos hasta seran capaces de creerselo porque tienen una visión cómoda de la falla basada en los vestidos y la poesia. La falla es algo más. No he visto nunca jamás un monumento fallero sin critica política. Todas las fallas la contienen. Es más, la mascletà la ven las falleras mayores desde un balcón de una institución política que toma decisiones políticas. En realidad lo que quieren es estancar la reivindicación creando una especie de zoo movilizatorio donde recluir a las fieras. A ellos les encantaría crear un manifestódromo donde se pudiera meter a todos por turnos de dos horas sin molestar a nadie. Recluir en una celda el delincuente ideológico, apagar con una almohada de seda fallera los gritos de la calle. La falla nace para representar y quemar todo aquello que no le gusta al barrio, a la calle. Silbar en una mascletà es calle. Porque no se silba a una fallera mayor sino a la autoridad municipal que la acompaña y las decisiones que toma. Así no se afea nnguna fiesta sino que se embellece haciéndola permeable. Hace tiempo que en esta pueblo se montó una campaña llamada "Les falles són cultura" y se utilizó la cabalgata para criticar una decisión política. Así que mienten los voceros de la manipulación. Las fallas nacieron para eso. Por eso defiendo la #intifalla de la misma manera que defendería silbidos en Mestalla contra los recortes educativos o de sanidad. Porque yo soy la misma persona vetido de fallero o con un pase del Valencia. Como dijo Robert de Niro en Ronin las personas se dividen en tres clases: Los que forman parte del problema, los que forman parte de la solución y los que forman parte del paisaje. La única manera de que los del paisaje se enteren de algo es ponerlos en una situación incómoda.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com