Integra Sagunt 2012

Uno de los aspectos más importantes que ha centrifugado el escenario de ideas políticas tras la crisis es la secundarización del fenómeno identitario. La pertenencia a una determinada comunidad humana ya no introduce un sesgo significativo que ocupe espacio relevante en la agenda política y mediática. Sucede más allá de nuestro municipio pero sucede también en nuestro municipio.
El Ministerio de Administraciones Públicas anda como loco buscando la manera de agrupar municipios. España utiliza muchos municipios para gestionar comunidades humanas. El problema no es principalmente valenciano sino gallego o castellano pero nos permite reflexionar sobre las bases de programación del futuro.
En el año 2006 yo todavía andaba metido en segunda linea política y presentamos un proyecto. Se llamaba Programa Integra y hacía un estudio pormenorizado de los posibles puentes futuros que nos permitirían una mejor convivencia. El proyecto participaba de la idea de que era posible una gestión municipal conjunta de dos realidades sociológicas diferentes si se asumían compromisos de interés común. Este proyecto tiene hoy más sentido que nunca y sin embargo ha desaparecido de la escena.
Algunos, en su momento y ahora, defienden que la fuerza de la praxis conduce precisamente a esa condena de entendimiento. Y no les falta la razón. La inercia nos lleva inexorablemente a ello. Pero no es menos cierto que una actitud gozosa y activa en referencia a este tema nos aceleraria el paso en un momento como el actual.
Puede resultar contradictorio que reclame un avance del sesgo identitario en la política municipal. Creo que no lo es porque una cosa es la secundarización (ocupación de espacios secundarios) y otra la desaparición. Yo reclamo una gestión menos apasionada y emotiva del tema, en un contexto de crisis, donde con medidas gratuitas es posible acercar vectores de colaboración entre los dos pueblos que conviven en el municipio de Sagunto.
Es posible hacerlo ahora porque se dan las circunstancias adecuadas. La política local no tiene mucho margen de maniobra para salir de la crisis. Sin embargo, la política municipal de Sagunto sí que la tiene. Los momentos de crisis permiten remover cimientos y gestionar adecuadamente nuestras debilidades y amenazas. Sin duda, la desunión y la bicefalia es uno de las principales. Podemos esperar a que pase o podemos ponernos a trabajar para que pase.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com