¿Por qué todos los españoles tienen nombres cubanos?

La semana pasada no hubo radioblog... No sé si Palmira les explicó la razón ya que además de periodista es una chica muy prudente y discreta. Estaba en Cuba de vacaciones. Me fui una semana a la isla para conocer de primera mano un montón de cosa que no quería conocer de segunda mano.
Como sé que las vacaciones de los sindicalistas despiertan gran interés periodístico les puedo contar que no me gasté su dinero sino el mío. Y que no fui a hoteles de cinco estrellas sino a casas de cubanos que te acogen como si fueras alguien de su familia de toda la vida. A veces casi mejor que si fueras de su familia. Tampoco comí langosta aunque me lo podía permitir a cinco euros de precio. Comí arroz, patatas y tomates. Unos tomates espectaculares por cierto, fruto de la tierra, la paciencia y algo de agua.
También fui a la playa, una de esas de color turquesa pero como soy del Puerto y crecí un poco salvaje me la encontré llena de algas por un temporal. Nada paradisiaco pero todo muy real. Lo que yo quería.
Es curioso que en aquella playa me puse muy rojo por el sol, así que he venido más rojo de lo que me fui.
A lo que íbamos, en aquella playa conversamos con el Señor Valdivia. El señor Valdivia se dedica a parchear neumáticos -costumbre extraña que aquí ya no se lleva pudiendo cambiarlos cada cierto tiempo- Se había casado cinco veces -detalle morboso para mantener la audiencia- y nos preguntó como nos llamábamos. Yo le dije mi nombre en castellano para no dar muchas explicaciones. Y me sorprendió su respuesta. Le pareció curioso que todos los españoles tuvieramos nombres cubanos.
Él no pensó en la historia, ni en que la circunstancia fuera al revés, pensó con su ombligo, el de una isla aislada.
Con esa reflexión me indigesté hasta llegar a casa. Allí pusimos las noticias. Las noticias de tu país vistas desde otro país parecen de otro país. Hablaban de una revuelta minera en España y daban abundante información sobre la cumbre de Rio en el XX aniversario de la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible.
Los estereotipos funcionan porque en algún momento fueron verdad. Quizá en todo momento fueron verdad. Llego a España y me encuento un culebrón de infidelidad y blanqueo de dinero entre una tonadillera, un alcalde en una ciudad inmobiliaria y su ex mujer. Les encuentro a ustedes felices porque su equipo nacional ha llegado a la final de un campeonato local de futbol.
Y me pregunto si habré vuelto siendo cubano... porque sigo pensando en la cumbre de Rio y en los mineros.
En fin... ya se me pasará.... cuando es la final de la Eurocopa? Espero que no saquen a Torres...

Sagunt Experience

En mi anterior artículo hablaba de una especie ideológica que habita nuestro medio: el francotirador. El francotirador es un eunuco de la política, habla sobre lo que no es capaz de hacer y ni siquiera se preocupa de hacer aportaciones porque anida en las valoraciones. Escribir un artículo de opinión tiene mucho de "francotirador" así que para lavar mi conciencia me gustaría hacer alguna aportación a temas que en estos momentos de parón económico son determinantes. El parón permite pensar. Así que pensemos.
Llevo leyendo programas electorales desde hace muchos años. El turismo es todo clásico en cuánto a yacimientos económicos en nuestra ciudad-comarca. Pero bajo mi punto de vista siempre se parte de premisas falsas. La arquitectura de la apuesta turística en nuestra ciudad no puede basarse en el chovinismo porto-saguntino. No somos lo más de lo más en casi nada pero tenemos nuestras oportunidades. No somos ningún "diamante en bruto del Mediterraneo" por descubrir. La versión más extendida habla de las "enormes potencialidades" de nuestra ciudad-comarca. Yo lo veo más como un mueble de Ikea, esta ciudad turísticamente está por montar y lo tenemos que hacer nosotros.
Creo que no se acierta a encontrar unas piezas dispersas que, sin embargo, están ahí delante. Ésta sería una de las cuestiones que habría que apartar del circo político. Es posible y necesario establecer una estrategia turística que parta de algunas premisas. Y ahí es donde hago mis aportaciones desde la voluntad de no tener la razón pero sí mis razones.
Tenemos enclaves estratégicos por desarrollar que podrían orientarse de manera turística como son "el mamellot" -la zona junto al rio-, la zona de Menera, la remodelación del paseo marítimo, la Casa Amarilla y toda la zona de la Gerencia y el Puerto Marítimo. Parece increible que todavía sigan ahí intactas e invisibles. Y hay que ver como contribuye cada zona a la creación de plazas hoteleras de diferentes características, junto con equipaciones públicas con la misma orientación. Todas esas zonas deberían ser orientadas para crear valor y atractivo turístico.
Supongo que sorprenderá un poco el tema de la Gerencia pero es algo que siempre he defendido. Para mantener la Gerencia habrá que acudir -y cuanto antes- a una fórmula mixta público-privada que mantenga el entorno aunque algunos usos sean privados. Y esos usos privados para mi deberían tener orientación turística.
Necesitamos equilibrar nuestras fortalezas. Si hay mucha arena en una parte de nuestras playas y no en otras debemos ser inteligentes para saber repartir esa fortaleza. Y sí las diferentes partes de la ciudad ofrecen fortalezas diversas debemos intentar explotarlas. Eso se llama sinergia.
En ese sentido, todas las fuerzas políticas deberían ponerse a trabajar en obtener la luz necesaria para meter nuestra ciudad en los deseos de viaje de la gente. Así por ejemplo, el proyecto de convertir el patrimonio local en Patrimonio de la Humanidad te ofrece esa oportunidad, desde la humildad pero desde la ambición.
Por eso defiendo un Foro Municipal de Pensamiento que unifique el talento externo a la política municipal y que comprenda exclusivamente el pensamiento de largo plazo. Mientras el pleno se ocupa del corto plazo el Foro debería ocuparse del medio y el largo en diversos temas. Éste por ejemplo, pero hay muchos más.
Necesitamos pensar. Es lo que más necesitamos. Si pensamos podemos propiciar que pasen cosas. Porque ya no se trata de planificar mejor sino de improvisar mejores planes en cada momento.

El príncipe azulado

Los bailes eran cada vez más pesados porque todas se disfrazaban de Cenicientas. Venían con sus vestidos de colores vistosos y algo aparatosos. Y con sus zapatos de cristal y los dejaban deslizar poco antes de irse a las doce de la noche. En ese momento el príncipe se quedaba sólo. En una inmensa soledad con un montón de zapatos de cristal y ningún motivo para escoger uno. 
El aburrimiento era tan terrible que para seguir yendo a los bailes a los que le obligaba ir su padre -el Rey- acudió al médico de la corte que le habló de un alquimista emocional. Tenía una especie de herbolario al que le príncipe acudió. El alquimista de emociones le dio una pastilla azul que debía tomar antes del baile. El Príncipe insistió en que le diera más para el resto de bailes pero el alquimista  le dijo que una sería suficiente. 
El primer baile al que debía asistir era el sábado siguiente. Y se tomó aquella pastilla. Notó un picor de ojos y los cerró. Al abrirlos no notó nada extraño. Y entro en el salón de palacio donde se celebraba el baile. 
Sin embargo, al asomarse a la ventana vio llegar a una joven que llamó su atención. Llegaba tarde al baile e iba vestida apenas con un poco de ropa vieja, quizá de unas cortinas, llegaba en una calabaza tirada por dos ratones. 
La vio entrar en el salón pero no se atrevió a acercarse a ella. Su belleza le daba miedo. En realidad siempre tuvo miedo a ser rechazado aún siendo príncipe. Entonces se miró en el espejo y vio que su ropa de príncipe se había convertido en ropa humilde. No dejó de mirarla durante todo el baile. Ella le correspondía pero nunca encontraba el momento ni las palabras para decirle algo. 
Se hicieron las doce de la noche. Y acabó el baile. El Príncipe volvió a quedarse sólo al cerrar la puerta. Pero esta vez entre un montón de zapatos de cristal, había uno que no era de cristal y estaba un poco roto. Entonces supo que no le haría falta ir a ningún otro baile. 

Diccionario de vocaciones mineras

Me permitiré de nuevo hacer de intérprete de la realidad para explicarles la semana. Durante meses los voceros del Gobiernos se encargaron de decirnos dos cosas: que no se puede gastar lo que no se tiene y que no tenemos para sanidad y educación.
En el apartado de no gastar lo que no se tiene se decía que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades y que éramos malos muy malos por habernos comprado casas financiadas por bancos que nos cobraban unas comisiones enormes pero invisibles. Y digo invisibles porque nunca vi a nadie quejarse por una comisión de apertura de préstamo de 1.000 euros y he visto a  un montón quejarse por una comisión de mantenimiento de libreta de 60 céntimos. Así que las de mil euros debían ser invisibles.
Pues bien, para demostrar que no hay que gastar lo que no se tiene hemos pedido una póliza de crédito de 100 mil millones de euros. Todavía no sabemos si lo pediremos todo o casi todo porque estamos esperando que nos digan cuál es la deuda global tres entidades privadas que evidencian que nuestro Banco de España es poco más que un lugar a asueto y descanso, un spa donde relajarse leyendo cifras macroecónomicas y hablar de la reforma laboral constantemente.
Ese rescate debería servir para que los bancos pudieran empezar a hacer la función para la que han sido diseñados toda la vida, dar crédito a la gente para que pueda comprarse casas donde vivir y coches con los que ir a trabajar, crédito para que el que tenga una idea emprendedora pueda empezar por algún sitio y crédito para que las empresas puedan comprar maquinaria nueva o invertir en innovar con nuevos productos. En teoría eso implicaría que la actividad económica se regularizara en la parte que toca al cierre absoluto de crédito bancario.

Así que les recuerdo, que esto no es un rescate, en todo caso es un apoyo temporal de la convivencia europea, como mucho puede ser "una financiación extra", fondos de cohesión bancarios, o un apoyo financiero... Pero no es un rescate porque ustedes deben saber que aunque pudiéramos estar a la deriva y flotando nosotros solamente aceptaríamos un flotador si insisten mucho en tirarlo y si nos gusta el color. Solucionado este tema menor ya podemos ver a la Roja en sus gloriosos triunfos. Esto nos dará la dosis de alegría suficiente para volver a montar aquella campaña de Estoloarreglamosentretodos.

Los alemanes dicen que tenemos pisos y ricos para financiar nuestro propio rescate. Y oigan ustedes no les falta razón ni en los pisos que tenemos hechos o sin acabar, ni en la caradura de nuestros ricos sustentados por el voto popular de un montón de gente humilde con el síndrome de Estocolmo.

Mi opción es vender Mallorca a los alemanes, al menos la parte que queda y Benidorm a los ingleses que total hay más ingleses allí que en Gibraltar. Con las plusvalías podríamos hacer frente a casi todos los gastos.
Alguien podrá pensar que me refugio en el sarcasmo como método de supervivencia pero la verdad es que no donde realmente me refugio es en las minas de León, iluminando mi camino con un casco y una luz, explorando túneles subterraneos que acaben por derribar un sistema injusto de capitalismo salvaje. Pero estoy esperanzado, el lunes viajo a Cuba a empezar el programa de celebraciones del cuarenta aniversario de mi nacimiento. Ya les diré como me va.... voy a un lugar donde todavía arreglan las cosas, imaginense qué lugar.. no las tiran.... las arreglan.

Buen fin de semana!!!!

Robert

Robert era un actor en paro que estaba leyendo guiones cuando le ofrecieron el papel de Bob en aquella serie. Un papel de joven ejecutivo seductor y escurridizo, galán de mujeres y consejeros de aves nocturnas. Estuvo varios años haciendo aquella serie con tanto éxito que le paraban por la calle y le pedían autógrafos y esperaban que se comportara como Bob. Robert no era como Bob pero pasaban los años y era invitado a fiestas esperando esos chistes misóginos que le habían hecho famoso por la tele. Las mujeres esperaban que fuera un buen amante de primera noche, quizá de única noche. Los hombres admiraban su facilidad para entablar conversaciones con desconocidas. Por comodidad se dejó el peinado de Bob para evitar pasar cada día por el suplicio del maquillaje y peluquería. Fue acostumbrándose a llevar traje y corbata también fuera del rodaje porque la intensa vida social que les esperaba fuera de los escenarios requería en parte también responder a esa expectativa.
Llevaba casi diez años así, tan metido en el papel de Bob. Había dejado su carrera teatral por aquella serie de éxito que tanto dinero le daba. Llevaba tanto tiempo que su único pápel había sido el de Bob.
Sin embargo su representante le había dejado un guión encima de la mesa. Empezó a leerlo. Le ofrecían el papel de Robert:  un actor en paro que estaba leyendo guiones.
Y no dudó en aceptarlo.

El circo de los errores

Anoche fui al Circo de los Horrores. Es un espectáculo que les recomiendo. Estará en Valencia un par de semanas más. No es caro y la gente que trabaja lo hace maravillosamente. Durante el espectáculo pensé muchas cosas.
La primera lo admirable que me resultaba que alguien pudiera ganarse la vida como contorsionista, como ilusionista, como humorista. No me admira ser ninguna de esas cosas. Me admira que hayamos creado una sociedad donde eso sea tan posible como que alguien se gane la vida como cirujano o como arquitecto. Lo hacen realmente bien y uno pasa dos horas de intensidad donde la carpa del circo se convierte en un muro infranqueable para todos los problemas que quedan fuera. Durante dos horas vuelves a abrir la boca, a mirar hacía arriba sin mirar al cielo, vuelves a reír y aplaudir como si toda la vida fuera un juego, vuelves a encontrarte con el niño que fuiste y que se había escondido tras tu propia pierna porque le da vergüenza que lo vean.
En el Circo de los Horrores el lema de este espectáculo de ahora es Manicomio. El Circo se tematiza como un psiquiátrico donde transitan ínfimos, psicóticos y perturbados mentales. Todo bajo el lema No son todos los que están ni están todos los que son. Se acercan a la locura como lo hizo Coelho en el libro de Verónica decide morir basado en su propia experiencia al pasar por un psiquiátrico. En la escena final el personaje principal se desmaquilla, se quita la camisa de fuerza y se viste con un traje y una corbata para recordarnos antes de salir que debemos reflexionar sobre quiénes son los cuerdos y quiénes los locos.
Estamos convirtiendo esta sociedad en el Circo de los Errores Una sociedad llena de escapistas dedicados profesionalmente a soltarse de cualquier compromiso. Una sociedad llena de prestidigitadores que hacen desaparecer valores y dinero constantemente. Una sociedad llena de contorsionistas que adaptan sus vidas y sus cuerpos a sus trabajos olvidando los límites de lo físico y de su felicidad.
Estamos creando un Manicomio, un psiquiátrico si pensamos que nunca necesitaremos de la solidaridad de una sanidad colectivizada, si pensamos que nunca seremos débiles, si pensamos que el poder nunca irá a por nosotros.
Ayer me di cuenta de que los locos estaban fuera del manicomio. Así que yo me vuelvo al Circo de los Horrores con los mineros que luchan en las barras fijas por llamar nuestra atención con saltos acrobáticos llenos de fuerza y sacrificio, con los estudiantes que se atan a camisas de fuerza en los rectorados, con los políticos que se niegan a tomar las pastillas tranquilizantes de los mercados, con los sindicalistas que deciden hacer trapecismo sin red.
Y con los magos y las magas que con sus sueños consiguen que aparezca un ramo de flores, donde solamente había un pañuelo.

Pasen un buen fin de semana.

Somos bancarios, no banqueros

España se ha convertido en un paredón constante en el que fusilar colectivos. La última ola se ha centrado en la banca. Trabajo para un banco pero no soy banquero, y me gustaría rubrayar algunos matices para evitar que el tsunami nos ahogue a todos.
Hace años que desde dentro un montón de profesionales reclamamos una manera de hacer banca diferente. Hace años que los gritos que ahora se oyen en las calles los venimos susurrando al oído de nuestros compañeros. Pero las empresas no son instituciones democráticas. Nuestros directivos nos facilitan las instrucciones a cumplir en cada momento. Algunas con mucho sentido y otras no tanto como denunciamos en nuestra hojas sindicales. Sin embargo cada vez contamos con menos instrumentos para defender nuestra posición profesional por encima de esas órdenes que no siempre son socialmente saludables. Cada reforma laboral nos debilita y cada nueva regulación de provisiones dificulta la situación de nuestras empresas.
La banca tiene una función social. No hablo de una obra social. La función social es la generación de mercado de capitales. Que la gente que necesita dinero lo tenga para poder crecer y comprarse una casa donde vivir y no especular, un coche con el que poder ir a trabajar. Y que la gente que tenga dinero ahorrado reciba su premio en forma de rentabilidad. A ello se ha unido un sinfín de servicios imprescindibles para el funcionamiento económico.
Es cierto que la banca tiene mucha responsabilidad en la situación actual. Pero me gustaría hacer dos distinciones. La primera por entidades. Toda la banca tiene responsabilidad pero no toda la banca tiene la misma responsabilidad. Existen todavía prácticas bancarias y entidades bancarias que conservan parte de su sentido existencial.
La banca se ha dejado llevar por la avaricia como lo han hecho otros muchos sectores. Y debemos procurar generar los instrumentos para que vuelva a mirar con lupa su verdadera función social. Buscando a los responsables que nos han traicionado y llevándolos ante la justicia y buscando las soluciones más inteligentes para devolver al motor los caballos que necesita, que a veces pasan por curar las heridas con dinero público siempre que sea de manera temporal y con camino de regreso. O quizá con la recuperación de una banca pública. Podemos hablar de ello sin satanizaciones.

Hace años que profesionales de larga trayectoria, honestidad, conocimientos y actitud junto con las estructuras sindicales de cada entidad proponemos fórmulas alternativas, que denunciamos el abuso comercial desmedido que ha llevado a la situación de las preferentes, que exigimos un Código Ético para los profesionales de banca de manera que determinadas conductas puedan ser afeadas, que denunciamos que la retribución variable en función de ventas es un peligro social, que no es suficiente la regulación exhaustiva sino una revisión de los roles directivos en el mundo financiero.
Dentro decimos cosas que usted está gritando en la calle. Necesitamos su fuerza más que su rabia para que nos hagan caso. Más allá de la catarsis, dentro hay resistencia, no nos metan a todos en el mismo cajón: Somos bancarios y no banqueros.

Ideólogos, ideálogos y francotiradores de la política

Analizar lo aparentemente aparente es la función de los sociólogos. Destripar lo que resulta natural, lo obvio, lo que tenemos ante nuestras narices. Y el periodismo no es ni más ni menos que la sociología de lo urgente.
Están surgiendo en esta ciudad varios foros de pensamiento sereno al margen del debate institucional. Para mi es una clara señal a los políticos del distanciamiento de su agenda -temas de los que hablan- de la agenda de la gente -prioridades ciudadanas-. Deberían tener cuidado.
Pero en segundo lugar constituyen una aportación positiva que necesita nexos institucionales, es decir, lo que allí se piensa debería ser escuchado por la primera linea política porque permite mirar al horizonte en lugar del suelo que pisamos en cada momento. No estoy seguro de que ésto suceda.
Estos foros institucionalizados -pero no institucionales- que están surgiendo asumen algunas amenazas en su funcionamiento.
El primero es la presencia de ideólogos. El ideólogo político es una rama propagandística de la política que se ha puesto de moda. Su poder de persuasión excede su poder de análisis y acaba secuestrado por su propio electorado. Dice lo que acaba por gustar a quien escucha. Y además se basa en la gestión de la palabra -poesia ideológica- y no en el silencio. El "hombre anuncio" de la política lleva siempre un cartel gigante que pone "compro votos gratuitos". Ocupa un espacio saludable en la propagación de mensajes pero en estos foros lo complica todo porque no escucha.
El segundo personaje que corremos el riesgo de encontrarnos en estos nuevos foros es el francotirador. Un outsider de la política que desde una atalaya dispara contra todo lo que se mueve. El anonimato es su aliado y gusta de la invisibilidad para parasitar la notoriedad de quien pone todas sus mejillas en la política. Su objetivo es la aniquilación de personajes e ideas en  un nihilismo inaceptable e intransitable. Si todo está mal y nada está bien nada puede esperarse. Es un mensaje sin transición hacia el futuro.
Ninguno de esos dos personajes me gusta y los detecto con bastante facilidad. Pero no quiero quedarme en las amenazas. Detecto amplias oportunidades. De momento a estos foros acuden más ideálogos que ideologos y francotiradores. Los ideálogos son gente que regala ideas. Pone su pensamiento al servicio de una tormenta de ideas. En estos foros hay mucha gente de buena voluntad que regala ideas. Son gratis. Solamente hay que cogerlas y unirlas a la información de la que disponen quienes están en la institución para convertirlas en tangibles, en proyectos, en estructuras reales.
Creo que seria bueno utilizar el altavoz mediático para salpicar de ideas los noticiarios. Aunque suene extraño un momento como el actual es el idóneo para hacer un concurso de ideas, una especie de programa electoral infinito que haga de banco de ideas para quienes viven pegados a una urna. Al fin y al cabo una idea es un sueño de futuro. Y ahora necesitamos soñar despiertos.

Las noticias muertas

Casi todo en la vida se construye como un relato. Todo tiene un principio, un desarrollo y un final. Las noticias también. Se ha dedicado un enorme esfuerzo a determinar cómo nacen las noticias y muy poco a saber cómo mueren. Las noticias cada vez mueren más jóvenes apenas al nacer. A veces se reencarnan como las noticias sobre la Ruta del Bakalao que ahora son sobre el botellón. 
A veces es bueno que las noticias mueran para tener la calma suficiente para abordar un tema. La desgraciada muerte de Marta del Castillo hizo que durante un tiempo fuera noticia la pena de muerte y la cadena perpetua bajo el influjo de un dolor muy humano. A veces las noticias quedan en el limbo del desarrollo y así sigue muriendo gente en Siria a la espera de que una noticia mayor acuda al rescate. Las noticias mueren y resucitan y hoy como hace cincuenta años los mineros declaran una huelga indefinida y también reciben silencio del régimen. 
El nacimiento de una noticia va acompañado de gritos mediáticos. Se oyen las voces que se oyen y se sabe lo que opinan los que opinan. Lo dificil es saber como evolucionan los que no revolucionan. En Egipto -otra noticia muerta- tras una "primavera árabe" luchan ahora porque a las elecciones no se presenten los mismos. Lo realmente dificil en política no es saber lo que dicen los que dicen algo, es saber lo que piensan los que no dicen nada. El que mejor haga eso entenderá el criptograma electoral.

La prima de Riesgo entró con visado de turista. Se ha quedado y ahora exige el reagrupamiento familiar. Y casi tenemos toda la familia Riesgo en nuestra propia casa. En épocas de calma defiendo la tensión política y en época de tensión defiendo la paz política. No necesitamos más sal para un plato que ya está salado. Señores y señoras de la política institucional construyan consensos básicos y espacios de batalla. Pacten las diferencias si quieren, pero no hagan de todo un campo de batalla. Luchen en la calle junto a la ciudadanía pero generen diálogo para gestionar la escasez. Cuando la barca tiene un agujero lo prioritario es que no entre agua. 

Ante la silenciosa y opaca clase dirigente es un cocinero el que más claro habla y se le entiende. Y no se extrañen. Necesitamos más cocineros que sepan cuales son los ingredientes para cocinar un buen plato pero especialmente que sepan que cada plato requiere un tiempo. Que hay platos que se empiezan a preparar el día de antes, que no se pueden oler todos los guisos y que si la cocina está abierta, seguro que el cliente se fía más de nosotros. 

Que pasen un buen fin de semana... el sábado por la noche varios grupos tocamos en un concierto benéfico para un niño que nació mucho más frágil que el resto. Les invito a pasarse.... la música une a la gente y les permite soñar despiertos metidos en un refugio abuhardillado donde casi todo es posible  hasta que el silencio les devuelva a la realidad. 

El tiempo

Les recordamos el tiempo que afectará esta comarca esta semana. Les anunciamos que no lloverá a gusto de todos y que habrá que poner buena cara al mal tiempo. Les advertimos que si oyen truenos en casa del vecino no se trata de truenos de verdad. Si notan vientos racheados a rayas verdes y naranjas deje de fumar lo que esté fumando inmediatamente.

Publicidad

Visite Sagunto, el lugar donde olvidar todos los problemas, donde la arena permanece para siempre, su clima benigno le acompañará lleno de nubes blancas. Sentira el perfume embriagador a naranja desde el mismo momento de su llegada. Un lugar para toda la familia, a veces incluso dos familias, lleno de gente hospitalaria y ambulatoria donde dejar el coche aparcado y olvidarse de él.
Visite Sagunto, la ciudad de las tres P. Pasear, pipas y playa.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com