Diccionario de vocaciones mineras

Me permitiré de nuevo hacer de intérprete de la realidad para explicarles la semana. Durante meses los voceros del Gobiernos se encargaron de decirnos dos cosas: que no se puede gastar lo que no se tiene y que no tenemos para sanidad y educación.
En el apartado de no gastar lo que no se tiene se decía que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades y que éramos malos muy malos por habernos comprado casas financiadas por bancos que nos cobraban unas comisiones enormes pero invisibles. Y digo invisibles porque nunca vi a nadie quejarse por una comisión de apertura de préstamo de 1.000 euros y he visto a  un montón quejarse por una comisión de mantenimiento de libreta de 60 céntimos. Así que las de mil euros debían ser invisibles.
Pues bien, para demostrar que no hay que gastar lo que no se tiene hemos pedido una póliza de crédito de 100 mil millones de euros. Todavía no sabemos si lo pediremos todo o casi todo porque estamos esperando que nos digan cuál es la deuda global tres entidades privadas que evidencian que nuestro Banco de España es poco más que un lugar a asueto y descanso, un spa donde relajarse leyendo cifras macroecónomicas y hablar de la reforma laboral constantemente.
Ese rescate debería servir para que los bancos pudieran empezar a hacer la función para la que han sido diseñados toda la vida, dar crédito a la gente para que pueda comprarse casas donde vivir y coches con los que ir a trabajar, crédito para que el que tenga una idea emprendedora pueda empezar por algún sitio y crédito para que las empresas puedan comprar maquinaria nueva o invertir en innovar con nuevos productos. En teoría eso implicaría que la actividad económica se regularizara en la parte que toca al cierre absoluto de crédito bancario.

Así que les recuerdo, que esto no es un rescate, en todo caso es un apoyo temporal de la convivencia europea, como mucho puede ser "una financiación extra", fondos de cohesión bancarios, o un apoyo financiero... Pero no es un rescate porque ustedes deben saber que aunque pudiéramos estar a la deriva y flotando nosotros solamente aceptaríamos un flotador si insisten mucho en tirarlo y si nos gusta el color. Solucionado este tema menor ya podemos ver a la Roja en sus gloriosos triunfos. Esto nos dará la dosis de alegría suficiente para volver a montar aquella campaña de Estoloarreglamosentretodos.

Los alemanes dicen que tenemos pisos y ricos para financiar nuestro propio rescate. Y oigan ustedes no les falta razón ni en los pisos que tenemos hechos o sin acabar, ni en la caradura de nuestros ricos sustentados por el voto popular de un montón de gente humilde con el síndrome de Estocolmo.

Mi opción es vender Mallorca a los alemanes, al menos la parte que queda y Benidorm a los ingleses que total hay más ingleses allí que en Gibraltar. Con las plusvalías podríamos hacer frente a casi todos los gastos.
Alguien podrá pensar que me refugio en el sarcasmo como método de supervivencia pero la verdad es que no donde realmente me refugio es en las minas de León, iluminando mi camino con un casco y una luz, explorando túneles subterraneos que acaben por derribar un sistema injusto de capitalismo salvaje. Pero estoy esperanzado, el lunes viajo a Cuba a empezar el programa de celebraciones del cuarenta aniversario de mi nacimiento. Ya les diré como me va.... voy a un lugar donde todavía arreglan las cosas, imaginense qué lugar.. no las tiran.... las arreglan.

Buen fin de semana!!!!

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com