Robert

Robert era un actor en paro que estaba leyendo guiones cuando le ofrecieron el papel de Bob en aquella serie. Un papel de joven ejecutivo seductor y escurridizo, galán de mujeres y consejeros de aves nocturnas. Estuvo varios años haciendo aquella serie con tanto éxito que le paraban por la calle y le pedían autógrafos y esperaban que se comportara como Bob. Robert no era como Bob pero pasaban los años y era invitado a fiestas esperando esos chistes misóginos que le habían hecho famoso por la tele. Las mujeres esperaban que fuera un buen amante de primera noche, quizá de única noche. Los hombres admiraban su facilidad para entablar conversaciones con desconocidas. Por comodidad se dejó el peinado de Bob para evitar pasar cada día por el suplicio del maquillaje y peluquería. Fue acostumbrándose a llevar traje y corbata también fuera del rodaje porque la intensa vida social que les esperaba fuera de los escenarios requería en parte también responder a esa expectativa.
Llevaba casi diez años así, tan metido en el papel de Bob. Había dejado su carrera teatral por aquella serie de éxito que tanto dinero le daba. Llevaba tanto tiempo que su único pápel había sido el de Bob.
Sin embargo su representante le había dejado un guión encima de la mesa. Empezó a leerlo. Le ofrecían el papel de Robert:  un actor en paro que estaba leyendo guiones.
Y no dudó en aceptarlo.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com