Sagunt Experience

En mi anterior artículo hablaba de una especie ideológica que habita nuestro medio: el francotirador. El francotirador es un eunuco de la política, habla sobre lo que no es capaz de hacer y ni siquiera se preocupa de hacer aportaciones porque anida en las valoraciones. Escribir un artículo de opinión tiene mucho de "francotirador" así que para lavar mi conciencia me gustaría hacer alguna aportación a temas que en estos momentos de parón económico son determinantes. El parón permite pensar. Así que pensemos.
Llevo leyendo programas electorales desde hace muchos años. El turismo es todo clásico en cuánto a yacimientos económicos en nuestra ciudad-comarca. Pero bajo mi punto de vista siempre se parte de premisas falsas. La arquitectura de la apuesta turística en nuestra ciudad no puede basarse en el chovinismo porto-saguntino. No somos lo más de lo más en casi nada pero tenemos nuestras oportunidades. No somos ningún "diamante en bruto del Mediterraneo" por descubrir. La versión más extendida habla de las "enormes potencialidades" de nuestra ciudad-comarca. Yo lo veo más como un mueble de Ikea, esta ciudad turísticamente está por montar y lo tenemos que hacer nosotros.
Creo que no se acierta a encontrar unas piezas dispersas que, sin embargo, están ahí delante. Ésta sería una de las cuestiones que habría que apartar del circo político. Es posible y necesario establecer una estrategia turística que parta de algunas premisas. Y ahí es donde hago mis aportaciones desde la voluntad de no tener la razón pero sí mis razones.
Tenemos enclaves estratégicos por desarrollar que podrían orientarse de manera turística como son "el mamellot" -la zona junto al rio-, la zona de Menera, la remodelación del paseo marítimo, la Casa Amarilla y toda la zona de la Gerencia y el Puerto Marítimo. Parece increible que todavía sigan ahí intactas e invisibles. Y hay que ver como contribuye cada zona a la creación de plazas hoteleras de diferentes características, junto con equipaciones públicas con la misma orientación. Todas esas zonas deberían ser orientadas para crear valor y atractivo turístico.
Supongo que sorprenderá un poco el tema de la Gerencia pero es algo que siempre he defendido. Para mantener la Gerencia habrá que acudir -y cuanto antes- a una fórmula mixta público-privada que mantenga el entorno aunque algunos usos sean privados. Y esos usos privados para mi deberían tener orientación turística.
Necesitamos equilibrar nuestras fortalezas. Si hay mucha arena en una parte de nuestras playas y no en otras debemos ser inteligentes para saber repartir esa fortaleza. Y sí las diferentes partes de la ciudad ofrecen fortalezas diversas debemos intentar explotarlas. Eso se llama sinergia.
En ese sentido, todas las fuerzas políticas deberían ponerse a trabajar en obtener la luz necesaria para meter nuestra ciudad en los deseos de viaje de la gente. Así por ejemplo, el proyecto de convertir el patrimonio local en Patrimonio de la Humanidad te ofrece esa oportunidad, desde la humildad pero desde la ambición.
Por eso defiendo un Foro Municipal de Pensamiento que unifique el talento externo a la política municipal y que comprenda exclusivamente el pensamiento de largo plazo. Mientras el pleno se ocupa del corto plazo el Foro debería ocuparse del medio y el largo en diversos temas. Éste por ejemplo, pero hay muchos más.
Necesitamos pensar. Es lo que más necesitamos. Si pensamos podemos propiciar que pasen cosas. Porque ya no se trata de planificar mejor sino de improvisar mejores planes en cada momento.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com