¿Cómo pactar un presupuesto en Sagunto?

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Sagunto ha presentado un proyecto de presupuestos municipales que se tuvo que retirar de la votación ya que no iba a recibir ningún tipo de apoyo. Sin embargo yo creo que debería ser posible en este ejercicio aprobar unas cuentas municipales que den algún tipo de oxígeno a la institución.
La política y los partidos políticos se deben a los ciudadanos. Está claro que en mayor medida no deben decepcionar a sus votantes pero en todo caso no deben decepcionar a los ciudadanos en general. Durante años en este municipio se prestigió la idea de "poner los intereses de los ciudadanos por encima de los propios del partido". Fue una idea bautizada por Paco Agües antes de la moción de censura del año 1997 que se prolongó en el tiempo abanderada por el valencianismo político durante muchos años y que ahora ha desaparecido del escaparate político. Seguramente seguirá latente pero yo no la veo en el día a día.
Fruto de esa idea sobre los intereses surgió un nuevo reparto de pactabilidad que condujo incluso a una especie de competición entre segregacionistas y valencianistas por ofrecer estabilidad al Ayuntamiento de Sagunto. Una estabilidad donde ambos querían meter la cuchara pero al menos ambos proporcionaban un bien mayor al municipio. De este juego de gobernabilidad como idea básica se ha desmarcado siempre Izquierda Unida y el PSOE. Izquierda Unida más preocupada siempre por mantener una cierta pureza y el PSOE por simple mandato partidista nunca repensado ni adaptado al terreno propio.
Ese juego de gobernabilidad se dio precisamente en la década prodigiosa (1997-2007), justo en el momento de mayor reparto de inversiones. Por eso llama mucho la atención que en la coyuntura actual sea tan dificil un pacto coyuntural de cuentas. Ahora mismo prácticamente no existe ningún margen de maniobra. El 80% del presupuesto nace comprometido y sin margen. El 20% restante antes tenía alguna posibilidad de sesgo ideológico o rentabilidad electoral. Ahora ni eso. Gestionamos la escasez si no la miseria.
Con este margen de maniobra tan mínimo, el presupuesto de este año es el único que permite algo de juego negociador por la entrada de un dinero extra. Llevamos sin presupuestos desde el 2008 y no parece sensato estar así hasta el 2015 así que algún presupuesto habrá que pactar durante esta legislatura y éste es el más adecuado.
¿Por qué nadie pacta? El Partido Popular ahora mismo es como un personaje político manchado de barro. Cualquier persona que se acerque se manchara. Pero eso es fácilmente solucionable apelando a la responsabilidad. No se pacta básicamente por dos estrategias diferentes de SP y Compromís en relación al PP que podrían y deberían rectificar para preparar la próxima legislatura si no quieren dejar una herencia hipotecada.
La estrategia de la gobernabilidad del Bloc-Compromís fue rentable mucho tiempo pero es cierto que la estrategia posterior de enfrentamiento directo con SP y con Alfredo Castelló le ha sido mucho más rentable. Dada esa alta rentabilidad difícilmente abandonara alguna de las dos aunque seria lo más inteligente porque se basan en dos elementos externos que no siempre estarán presentes.
Pero el caso de SP es más fácil de resolver. Los segregacionistas tienen que decidir que quieren ser de mayores. Seguir con la historia de la segregación no es viable. Yo siempre he defendido que es una cuestión jurídicoadministrativa y ellos que es una cuestión política. Respecto a la primera no han hecho ni un expediente bueno y llevan dos. Respecto a la segunda la consigna actual estatal y autonómica es la agregación de municipios. Así que, ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio. Si yo fuera asesor de estrategia para los segregacionistas les aconsejaria que se hicieran porteñistas. Que intentaran decantar al máximo la balanza hacia el Puerto de manera que un día fueran los mismos saguntinos los que pidieran la segregación quizá con más probabilidades de éxito.
En todo caso no quiero concentrar las responsabilidades. Cualquiera de los partidos puede dar pasos importantes para generar gobernabilidad. Los outsiders podrían no salpicar de crítica a quienes intentan facilitar la gestión y gestionar un prudente silencio temporal y los pactistas hacer algún acercamiento coyuntural que dé un salvavidas a este ayuntamiento. Y los que tienen que liderar esta historia tendrán que hacer más gestos de humildad y no seguir con el discurso de "aquí no pasa nada, todo va bien".
Pero seguir como si nada no me parece una buena idea aunque sea la más probable.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com