Intag

Llegué a Ecuador el lunes. He venido junto a un compañero a hacer una colaboración con la Fundación Prodeci y Ayuda en Acción a través del programa de voluntariado corporativo de La Caixa.
Intag está al norte de Quito. A poco más de cien kilómetros. Intag es una especie de comarca andina formada por siete parroquías. En 2005 se comenzó a impulsar un proyecto de promoción económica de la zona basada en el ecoturismo, naturaleza, relax y deportes de aventura. Intag estuvo bajo la amenaza de la explotación minera del cobre lo que hubiera generado un desastre ambiental y social obligando al traslado de muchas familias fuera de su entorno. Además los índices de abandono escolar eran y son muy altos.
Prodeci puso en marcha el proyecto y ahora trata de impulsar una empresa operadora de turismo que sea capaz de captar más clientes para esta opción de turismo alternativo. Nosotros estamos aquí para colaborar en la concreción y desarrollo de esas estrategias de marqueting.
Los estereotipos de las culturas son tabiques infranqueables hasta que simplemente abres la puerta y ves que al otro lado hay lo mismo que a este. Y yo lo he hecho con la misma naturalidad con la que construí los tabiques mentales.
Me llamó la atención poderosamente como ha llegado una especie de mensaje informativo lacrímogeno español sobre "la crisis". España y crisis acaban yendo siempre en la misma frase. Ya me pasó en Cuba. Y es muy curioso porque nuestras "crisis" comparadas con su "día a día" todavía guardan una enorme distancia. Desde aquí me parece más escandoloso que se reduzcan los prespuestos de cooperación. Recuerdo el día que asistí a un debate preelectoral en el que el actual alcalde de Sagunto predicaba el mensaje de "los de mi pueblo primero" porque no hay para todos. Estando aquí uno tiene la sensación de que con tan poca inversión se puede conseguir tanto. Y eso que no me han mandado a un lugar donde se construyan pozos de agua o colegios infantiles para evitar el trabajo de los niños.
Creo que no tenemos derecho a recortar los presupuestos de cooperación pero lo que resulta indecente es que alguien juegue o piratee esos fondos como se ha hecho desde Conselleria. Eso me parece infame y vergonzoso
Lo que me recuerda que la obsesión germana por el deficit público anual2 es tan absurda como lo fue en su momento la de la inflación que nunca tuvo en cuenta las subidas de la vivienda y sí las del pollo. Construimos fórmulas que nos cuentan mentiras que nos gustan. Y así vamos sobreviviendo. Y mientras tanto las verdades siguen su camino.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com