Las crónicas de Intag: Dia 2

El metro de Madrid está lleno de hombres grises. Nos roban el tiempo para dárselo a los ricos cada vez a cambio de menos dinero. Los que más me interesan son los jóvenes. Quizá porque yo un día también me metí en un traje y una corbata y pensé que podría llegar a ser un hombre gris. Tuve suerte. Pudo haber ocurrido. Desde entonces me pongo pocas veces el traje y la corbata completos. Creo que como a Superman el hábito acaba por hacerte monje.
Llevan un traje impecable, una corbata bien anudada y una camisa sólida. Lástima que no sepan escoger los zapatos y el cinturón. La mitad del estilo de un hombre son sus zapatos. Ahí se nota que algunos de ellos son pijos sobrevenidos a imitación china de los auténticos. Los que crecieron siendo pijos. Ellos saben que unos buenos zapatos son la marca de distinción de sus imitadores.
A nadie engaño ya diciendo que otra de mis pasiones es mirar y admirar mujeres bellas. Los aeropuertos están plagados de ellas. De entre todos los personajes femeninos de los aeropuertos los que más me llaman la atención son las viejas glorias de la belleza. Esas mujeres que tuvieron una insultante belleza juvenil y tratan de sobrevivir al naufragio físico cabalgando sobre unos tacones, con la mirada cansada y un portafolios lleno de desengaños. Siempre me he preguntado porque las hijas de los ricos son tan guapas. Supongo que es una cuestión genética, sus madres fueron guapas porque el dinero atrae a la belleza y la belleza atrae al dinero. El resto es una cuestión de herencias genéticas y un gasto innecesario en accesorios diversos de marcas que asaltan la dignidad de cualquier cuenta corriente.
El metro de Madrid está lleno de gente que llega tarde a ninguna parte y te adelanta y avasalla aunque tu maleta se acabe de caer al suelo. Convirtiéndote en un Mr Bean metido en el Show de Truman.
Pago un suplemento en el aeropuerto antes de entrar,  una especie de impuesto revolucionario, de cepillo católico de caridad con los malgastadores.
Me gusta ser despistado. Y más desde que he leído que el cantante de Mishima también lo es porque es una gran fuente de inspiración. No hay sitio para el descanso en un aeropuerto lleno de náufragos de cada época que han montado un negocio de explicaciones en su propia isla desierta.
Veo leer a mucha gente. Yo escribo. A la gente le gusta que los demás lean pero no le gusta que escriban. Siempre creen que anotas alguna cosa sobre ellos.
Facturando te asalta la duda de siempre. Encontrar alguien con quien vaciar de principios el principio. Te quedas en pie mientras ves a los de Business que pueden embarcar en cualquier momento. En un avión a Ecuador la clase Business se vuelve más obscena. Y su sonrisa de superioridad al embarcar me hace soñar con una lluvia de monedas que lapidara la avaricia.
Joder, hasta los pasillos se mueven bajo tus pies para ir más rápido. Es la sociedad de la velocidad. El pez grande ya no se come al chico. El pez veloz se come la comida antes y el pez lento no come.
Tengo once horas por delante. Otra vez el periódico. Esta vez La Vanguardia que Catalunya siempre aporta otro punto de vista. Barcelona World. Pronto seremos un país de putas, juego, sol y diversión. De hecho ya solamente nos faltaba el juego. Vuelve el pirata Bañuelos. Solamente un pueblo de supervivientes como el mío podría crear un elemento como ese. Un país donde los futbolistas están tristes no es un pais normal. Aunque en Francia el hombre más rico ahora quiere ser belga. Tengo claro que nunca querrá ser español aunque ganemos la Eurocopa. Los ricos pueden elegir donde viven porque no viven en ninguna parte.
Obama vuelve a estar recuperado en las encuestas. Me gustan las elecciones americanas. Su mayor dificultad es hacer un discurso de doble canal. Un canal para tontos -la mayoría de los nortemericanos- y otro canal para muy listos -la minoría de los norteamericanos-. No es fácil hacer ese discurso de manera paralela. Obama lo consiguió. Clinton también. Bush simplemente no tuvo a alguien enfrente que lo supiera hacer.
Catalunya se prepara para ser independiente. Mi hermana ha tirado una pared de su casa y ahora es más feliz. Si España tirara una pared de su casa seguramente también lo seria. Catalunya quiere ser independiente pero pone apellidos en inglés a su proyecto estrella. Barcelona tiene marca. Valencia tiene deudas.
Cesar Molina pide un sistema mayoritario electoral. Me gusta su radiografía de casta política parasitaria y endogámica pero creo que equivoca la receta. En todo caso, toca abrir un proceso consituyente.
Mi mente es así de caótica. Incapaz de relajarse en momentos de relajación y despistadamente relajada en momentos de mucha tensión.
Ponen una película de vampiros que sucede en octubre de 1972. Salen brujas y princesas, algún hada. Puertas que se abren y que se cierran. Señales en el cielo. Vas a Ecuador en el ecuador de tu vida.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com