Las crónicas de Intag. Dia 4

Vamos pasando de lo abstracto a lo concreto y hoy ya hemos hecho una primera jornada de formación en herramientas informáticas de diseño, video, audio y redes sociales. Muchas veces he pensado para qué me servía la cantidad de tiempo que he dedicado a pelearme con el ordenador para hacer cosas que al común de los mortales le importan tres pepinos. Supongo que todo tiempo invertido tiene sentido en algún momento. Me resulta tremendamente curioso que cuando empecé a estudiar Comunicación Audiovisual fuera con la idea de hacer comunicación cívica -comunicación al servicio de organizaciones ideológicas- y la cooperación sea precisamente sobre este tema. Parece cómo si un puzzle fuera cobrando sentido.
La mayor parte de las herramientas que he ido acumulando son de software libre, básicamente porque creo que el acceso a la informática debe ser tan democrático y universal como sea posible. Los que hoy no disponen de dinero para pagar tanta investigación y marca, sino que simplemente desean las funcionalidades básicas deben poder acceder a esas herramientas.
El trabajo hoy ha acabado algo más pronto con lo que hemos subido a un mirador desde el que se contempla toda la ciudad de Ibarra. No tengo un gran criterio sobre ciudades de latinoamérica pero la dispersión geográfica parece ser una nota común, lo que genera problemas de movilidad. El gasoleo está a 0,25 centimos el litro por lo que casi todo el transporte se realiza por carretera. Pero el petroleo se acabará pronto en este planeta y ya veremos como lo arreglan. El transporte público es aceptable. Los vehículos son más que dignos. Los horarios no he conseguido encontrarlos pero también es cierto que no hemos tardado ni cinco minutos en encontrar los dos autobuses que hemos cogido.
Mi percepción sobre lo colectivo es diferente a la Cuba de junio. En Ecuador sí que se respira una cultura de "lo público". Los jardines están cuidados, las calles limpias, las autovías asfaltadas, iluminadas y protegidas. Eso sí, son de peaje.
Como hoy es el cumpleaños de mi madre casi mejor hago una descripción de lo cotidiano de regalo para ella. He de confesar que en España tenemos demasiadas ideas de corto recorrido sobre Ecuador. A los europeos nos asusta casi cualquier cosa. Ibarra es una ciudad de 200.000 habitantes. No he visto ni un cine ni un teatro. Nos alojamos en un hotel -lo que en España seria un hostal- con carpinteria y ropa antiguas pero dignas. Por supuesto que hay agua caliente y wi fi. Hoy hemos ido a la Fundación Prodeci a trabajar pero en los próximos días haremos varios desplazamientos para hacer un trabajo de observación. Como expliqué se trata de poner en marcha  una empresa operadora de turismo así que hemos de anticipar cuáles son las necesidades y atractivos que surgen en la experiencia del viajero a una zona poco conocida como Intag.
Respecto a la seguridad -mamá no te preocupes- no hay ninguna sensación de inseguridad. No hay méndigos, ni vagabundos.. uno se siente tranquilo paseando por la ciudad. Después habrá como en todas partes pero no se respira inseguridad. Eso sí, como a las ocho no somos nadie de cansancio por el cambio de horario todavía, pues ya estamos en la habitación.
Ibarra no es una ciudad que exprima al turista sino que más bien acoge al visitante. Se nota mucho que no han desarrollado las picardías de la universidad de la supervivencia o la extorsión de la experiencia. El termómetro de los taxistas siempre es claro. Nos informamos antes del precio de los trayectos y siempre coinciden con los que nos cobran. Lo que quiere decir que aunque nos ven extranjeros no intentan timarnos.
Por hoy, poca cosa más... bueno... ahora estoy viendo la tele y me resulta extraño. No hablan de economía. Quizá la crisis de España sea un estado psicológico. Nos han dicho tantas veces que estamos en crisis que hemos entrado en crisis.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com