Los raros

Desde pequeño he tenido un trastorno alimentario que me ha hecho comer pocas cosas y ha limitado mucho mis atrevimientos. Así que desde pequeño me han llamado raro. Por tanto, no tengo nigún recuerdo de si alguna vez no fui raro. Siempre he sido raro.
Ser raro ha sido algo maravilloso para mi. Como me empezaron a meter en el rol de raro tan pronto me pude dar permiso para ser raro en general. Así que he sido un raro consciente. Al ser raro tienes una mayor predisposición a la tolerancia respecto a la diferencia ya que la sufres en tus carnes. Ser raro me ha permitido acudir permanentemente a la gestión del minoritarismo lo que me ha proporcionado una enorme felicidad a lo largo del tiempo.
Fui raro cuando escogí ser del Valencia en segunda división. Fui raro cuando escogí estudiar en valenciano en la universidad. Fui raro cuando escogí ser objetor de conciencia. Fui raro cuando me afilié al Bloc. Fui raro cuando me saqué el título de entrenador de fútbol. Y entonces me empezaron a gustar las lecturas raras, el cine raro y ahora últimamente la música rara. Sigo siendo raro porque estoy soltero, raro porque puedo escribir artículos sobre política y al día siguiente cantar en un concierto. Soy raro porque visto raro, porque a veces hablo poco y a veces hablo demasiado. Raro porque me gustan los viajes raros y la gente rara.
Los normales nos llaman raros porque creen tener una vida normal, un trabajo normal, una casa normal y una pareja normal. También tendrán una lápida normal.
Si crees que eres raro, si te llaman raro, recuerda la frase de Mi vida sin mi (Isabel Coixet). Nadie es normal. No existe la gente normal, mamá.
Y luego sustituye en mi texto la palabra raro por la palabra especial. Y sigue con tu vida.
Desde pequeño siempre he sido especial. Ser especial ha sido algo maravilloso para mi....

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com