Competir o cooperar

Creo que ya deberíamos ser conscientes de que vivimos un cambio de era desde la sociedad postindustrial a la sociedad informacional. Ese cambio de era no sabemos si generará un cambio de modelo productivo aunque algo ya se intuye. El capitalismo pasó por una fase social durante el siglo XX y ahora nos impone un modelo de intercambio injusto, inhumano e insostenible basado en la competencia y la explotación humana y del planeta.
Respecto a lo que nos depara el futuro solamente puedo mostrar deseos. En el 2008 pensé que alguien reflexionaria al ver salir a la gente con cajas de Lehman Brothers y siguiendo las palabras de Sarkozy "alguien refundaria el capitalismo". Sin embargo, ha sucedido todo lo contrario. Hemos profundizado en la desigualdad, la injusticia y la insostenibilidad. Y la cuenta atrás del planeta y de la gente no para. La mayoría silenciosa grita de manera ensordecedora que vamos a chocar y al conductor le da exactamente igual porque saltará antes del choque y tiene un buen paracaídas preparado.
Entre esos deseos de un nuevo sistema económico superador del actual está la desaparición de la competencia por la cooperación. No hay más que pasar unos días en un país en vías de desarrollo para saber que la gente todavía coopera y comparte. Y ese debería ser nuestro futuro si queremos realmente un futuro.
En las sociedades occidentales ya surgen algunos mecanismos de cooperación -la mejor parte de la crisis-. Les sugiero que investiguen algunos.
En nuestra comarca la EcoXarxa Morvedre les invita a utilizar el trueque y el intercambio de servicios gratuitos con moneda social. Ustedes pueden entrar en páginas como Bla bla car de manera que quien vaya a hacer algún trayecto y vaya sólo en el coche pueda compartirlo con otras personas. Un autostop mejorado que permite hacer un doble o triple favor: al conductor, al conducido y al medio ambiente. Si usted es "emprendedor" sepa que puede compartir su lugar de trabajo porque seguramente pasará fuera muchas horas y no necesita un local para usted solo sino que puede compartir la sala de reuniones por ejemplo. Ya hay espacios de coworking. Para salir de vacaciones o hacer escapadas hace años que existe el intercambio de casas pero ahora con páginas como Couchsurfing se nos deberían ir todos los miedos a dejar una habitación a alguien. Ya no son desconocid@s sino personas con referencias y puntuaciones que nos permiten coger puntos para hacer nosotros lo mismo en casa de otras personas.
La industria cultural sigue obsesionada con los mal llamados derechos de autor -porque el autor le llega poquísimo- y compartir mediante Creative Common las licencias renueva el espíritu renacentista de la sinergia y el aprendizaje mutuo.
El Puerto de Sagunto siempre ha sido un lugar de referencia para todas estas vanguardias ideológicas. Por eso me extraña que no haya surgido ya una cooperativa de consumo. A mi la vida no me da para meterme en más líos pero yo estaría encantado de poder comprar en un sitio donde sepa que pago un sobrecoste ético a cambio de comer verdura con sabor a verdura y fruta con sabor a fruta. Incluso ropa sin haber explotado a ningún niño.
El futuro debe alejarnos de la competencia. Ya está bien de esa cultura hobbesiana que nos convierte en enemigos. El futuro debería acercarnos y comprender que la felicidad es un fenómeno conjunto y colectivo. Que si nos ayudamos será más fácil que si nos machacamos los unos a los otros.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com