La historia de la maleta que quería ser diferente

Desde pequeña siempre quiso ser diferente. No le gustaban los viajes organizados sino los rincones escondidos. Así que les eligió a ellos para irse de viaje. Eran un grupo de amigos curiosos por naturaleza, filósofos de barrio, amantes a la antigua de esos que todavía mandan flores al rechazo. Sin embargo el señor de los cielos le dijo que no encajaba en su trampa mortal para maletas y tuvo que viajar en la bodega hasta... 

Día 1. 
Las cámaras están permanentemente grabando. Usted se encuentra en un aeropuerto posterior al 11S. El día que vendimos nuestra antigua libertad por aquella seguridad último modelo. Decidimos viajar en clase camarada tapándonos la nariz para soportar el mal olor de explotación laboral de un avión con el combustible justo para llevarnos hasta nuestro destino. Viajamos más pasajeros de los billetes que portamos. Espero que no se den cuenta. Este año decidí darle la razón a quienes piensan que siempre estoy en las nubes. Bordeamos la costa mientras recuerdo la habilidad de Cristopher Noland para pintar los sueños. Ya no tengo miedo a la siguiente comida. Si tu "yo" es lo que te dices a ti mismo haz el favor de decirte cosas bonitas... pero sobre todo perdónate. Sigo apuntando cosas en mi primera libreta de viajes. Un precioso regalo de cumpleaños. Aterrizamos. 
Viajar a Italia es como irse de casa para llegar a casa. Hasta la lógica de los escaparates es la misma. El capitalismo está basado en el deseo. Como la historia. Por eso subsiste. Espero que Alemania abandone pronto nuestro sometimiento. Nunca tuvieron demasiado gusto para nada que tuviera que ver con lo útilmente inservible. Italia tiene un gusto exquisito... y un sabor también. 
Nuestro Bed and Breakfast es una casa de muchas habitaciones y techos altos. Decorada en blanco como a mi me gusta. Por la ventana entra una luz inconfudiblemente mediterranea. Suena el móvil. El móvil es un amigo que te recuerda de donde vienes, quien eres y especialmente quién te quiere. Sueño en azul Europa. 

Día 2
Cada vez que te levantas en la noche el suelo cruje como el de un barco pirata. Siempre quise protagonizar Rebelión a bordo, cuando Marlon Brando era insultantemente guapo. Me gustan las películas. 
Está claro que sigo siendo un nacionalista. Mi patria es el Mediterraneo. Mi himno el sonido de sus olas. Y mi bandera es la luz del sol. 
Visitamos una iglesia grecoortodoxa. La disposición es completamente diferente a las católicas. La Iglesía católica ha marcado todas las liturgias y rituales laicos que todavía practicamos. Desde los colegios hasta las revoluciones. 
Descubro que alguien puede ser de profesión gallego. Las ciudades son más bonitas cuando se llenan de mujeres bellas. Es divertido idealizarlas. Subirlas a un pedestal. Convertirlas en diosas de tu propio Olimpo. Luchar por ellas. Enamorarte durante tres eternos segundos. Subirte a una nube hipnotizado. Con los años aprendes a apreciar la belleza del gusto por la elegancia. El norte de cada país suele aportar un toque de distinción frente al sur más animal y salvaje. A mi me va lo sutil . y eso casi siempre es artificial. 
El viaje en grupo enriquece a todos sus miembros. Yo siempre aprendo cosas que nunca podría estudiar. 
Trieste recibe la America's Cup... aquella que venía a España cuando éramos ricos. Los grandes eventos son como las prostitutas; dan placer solamente a quien les proporciona dinero. 
El grupo ha aprendido a convivir con la libreta como si fuera una cámara más. Al fin y al cabo solamente escribo fotos. 
Nos dejamos de barbarismos y nos fijamos en el marqueting de la supervivencia que vende objetos de e-bay sobre una sábana. No podemos superar la sensación de ciudad acabada en pocas horas. 

Dia 3. 
Lo malo de viajar en Low Cost es que en las fotos siempre sales con la misma chaqueta. El dueño del BB tiene toda la saga Rocky. Italianos y españoles estamos unidos por una especie de cordón umbilical de lo cutre.
Siempre pensé que iria a Venecia con pareja. Ahora sé que volveré a Venecia solamente con pareja. La segunda vez que visitas una ciudad puedes olvidarte de lo rabiosamente turístico. Ya pusiste una cruz y eso te permite escaparte y huir de la gente. A primera vista Venecia es un laberinto comercial emergido del agua donde las camareras son modelos de baja costura. La Plaza de San Marcos es un juego de Lemmings a punto de suicidarse con tal de obtener el premio de una fotografia hecha millones de veces. En el parque temático de los canales el reto es encontrar belleza entra tanta gente. Por eso probablemente acudimos cada vez con mejores cámaras, para intentar recordar lo que nos fue imposible ver. 
Hago muchas fotos. Y siempre pienso que la sonrisa y la palabra están sobrevaloradas mientras el deseo y el silencio se pierden en la oscuridad. Venecia parece más bonita cuando la luz se desvanece. Es una ciudad de digestión lenta. Creo que volveré. 

Día 4. 
Compartimos taxi. Compartir es el juego del futuro. Y pronto llegamos a Ljubjana. Eslovenia es un país pequeño de apenas dos millones de habitantes. Uno de esos paises que en España no se entienden porque todo tiene que ser grande y glorioso. Nada más llegar me doy cuenta de que Ljubjiana no es ciudad que se observe. Es una ciudad que se escucha. Se oye el ruido del agua en las fuentes, el sonido de las pisadas de quienes pasean por su calle más céntrica. Se oyen las campanas de varias iglesias en una melodía ininterrumpida por ningún coche. 
Sigo haciendo fotos de esas que podría hacer en cualquier parte pero suceden siempre en un lugar concreto. Y así nos sorprende la noche. La noche es una promesa de algo que solamente ocurre en tu memoria. Salimos perdiendo y acabamos perdidos. Lo bueno de tener un buen círculo de amigos es que ningún de ellos tiene aristas. 

Día 5. 
Me despierta una tertulia de filosofía de barra. Los atajos de anoche nos llevaron por caminos con railes. Decidimos buscar un museo curioso y la curiosidad nos lleva a descubrir un espacio diferente que se alimenta de colores y convivencia. Mis amigos han desarrollado un gusto por lo genuino. Entendiendo genuino por aquello que permanece latente y escondido. Aquello que simplemente es desvelado. Un nuevo mito de la virginidad turístico. Cenamos en un bar propio de la Eslovenia comunista disfrutando de la estética de lo cutre, intentando olvidar lo cutre que es gran parte de la estética. 

Dia 6. 
El día de regreso. Los minutos de la basura de cada viaje. La dignidad de un país se puede ver en los lavabos de sus bares. Eslovenia tiene lavabos limpios, con papel y jabón y dos posibilidades de estirar de la cadena para ahorrar agua. Lástima que mi cuerpo no siempre acompaña a mi cabeza. Se cansa mucho antes. Buscamos una solución para un problema. Como en la vida lo importante en un viaje es tener un nuevo reto. 
Y antes de que el Doctor Gallego saque el bisturí y diseccione esta historia le diré que sigo reivindicando la épica de lo cotidiano porque entre lo extraordinario y lo ordinario hay muchas diferencias pero la principal es... la manera de contarlo. 


Lo consiguió. Consiguió ser diferente. Volvió llena de recuerdos y con dos ruedas de cordura menos. Quisieron homogeneizarla pero ella se salió con la suya. Y consiguió ser una maleta diferente. 



copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com